Aubrey de Grey: “Viviremos mil años”

La esperanza de vida ya está aumentando en el mundo desarrollado, pero Aubrey de Grey, genetista de la Universidad de Cambridge, tiene un sueño aún más osado: que el hombre llegue a vivir mil años. ¿Cómo es esto posible? De Grey se lo explica a BBC Mundo.

(BBCMundo) Si el envejecimiento es un fenómeno físico que ocurre en nuestro cuerpo, entonces podemos decir que, si la medicina continúa evolucionando, podremos lidiar con el envejecimiento de la misma manera que lo hacemos con muchas enfermedades.

Creo que llegaremos a este punto gracias a un proyecto llamado “Estrategias para la Ingeniería de la Senescencia Insignificante” (SENS, por sus siglas en inglés), que intenta prevenir y curar el envejecimiento.

No se trata tan sólo de una idea: es un plan para reparar el daño molecular y celular que ocurre en nosotros con el paso del tiempo.

Cada método para lograr esto ya está en período de prueba, o se basa en tecnologías que ya existen.

De modo que todas las partes que componen el proyecto deberían funcionar en ratones dentro de diez años y podrían ser aplicadas en seres humanos en otra década más.

Deterioro

De funcionar, estas terapias evitarán que la edad nos vuelva frágiles, decrépitos y dependientes.

Moriremos, claro. Moriremos si cruzamos la calle sin cuidado, o si nos muerde una serpiente, o por una variedad de gripe. Pero no moriremos de la misma manera en que lo hacemos hoy.

¿Le sucederá esto a quienes ya estamos vivos? Probablemente. Como estas terapias reparan el daño acumulativo, se pueden aplicar a personas de la mediana edad o mayores.

Creo, incluso, que la primera persona en alcanzar los mil años podría tener actualmente sesenta años.

Es muy complicado, porque envejecer lo es.

Hay siete tipos de daños moleculares y celulares que, con el tiempo, nos perjudican. Esto incluye la pérdida irreversible de células y las mutaciones en los cromosomas.

Cada uno de estos daños tiene el potencial de repararse con la tecnología que describo.

¿Qué cambia?

Si llegamos a vivir mil años, el rango de duración de nuestras vidas (que ahora está entre los 65 y los 90 años) será mucho más variable, porque la gente no se volverá más frágil.

La edad promedio podría quedar en la región de unos pocos miles de años. Estos números son simples conjeturas, por supuesto, pero se basan en la manera en que mueren los jóvenes hoy en día.

Actualmente, un adolescente consciente de los riesgos que viva en un barrio acaudalado y seguro tiene un riesgo de uno en mil de morir en el próximo año.

Si las mismas condiciones se mantienen para siempre, la probabilidad de vivir más de mil años es del 50%.

Todos esos años se vivirán con todas las habilidades físicas y mentales, sin la dependencia, la fragilidad o la debilidad. Seremos jóvenes hasta aquel fatal día en que calculemos mal la velocidad del camión que viene antes de cruzar la calle.

Debate

Curar el envejecimiento también traerá cambios en la sociedad. Esto es lo que más asusta a alguna gente que piensa que hay que aceptar el envejecimiento.

Creo que esto es diabólico y significa negar el derecho a la vida.

El derecho a escoger la vida o la muerte es el más fundamental del hombre. También es un deber fundamental darles a otros la oportunidad de hacerlo.

No hay ninguna diferencia entre salvar vidas y prolongarlas, porque en ambos casos le estamos dando a alguien la oportunidad de vivir más.

Fuente: http://axxon.com.ar/not/145/c-1450033.htm














Aubrey de Grey – Proyecto Vivir 1.000 años –

Este es el Link de Wikipedia que trata al Dr. Aubrey de Grey y Su proyecto Vivir 1.000 años

http://en.wikipedia.org/wiki/Aubrey_de_Grey 














Revolución Genética:

Nota del Blog: 

La nota que leerán a continuación, es un logro enorme para la humanidad.

Detrás de este descubrimiento, llegarán -además de muchas polémicas y debates
Éticos-, una mejora notable en muchos aspectos de la salud humana, tratamientos, curas de enfermedades ¨incurables¨ – si es que los Laboratorios Internacionales lo permiten, en realidad la Elite – y la prolongación de la vida de la especie humana.

Somos de los primeros en leer un capitulo nuevo en la historia de la Humanidad.

Aunque muchos no se den cuenta de que significa, al no ser médicos o estar informados específicamente – de hecho no habría un porqué estarlo -, lean esta nota, no se arrepentirán.

Muchas de las soluciones médicas del futuro, acaban de nacer.

Con los años podrán recordar que usted fue una/o de los pocos miles de personas en el mundo que se enteró de este descubrimiento dentro de las primeras 48hs. de dado a conocer.

Cordialmente
Marcial Candioti.

______________________________________________________________________

Células madre a partir de la piel

Dos equipos internacionales de científicos lograron reprogramar células cutáneas de ratón de forma tal que adquieren las propiedades de las células madre

Los resultados de sus investigaciones, publicadas en las revistas Science y Cell, marcan un hito, puesto que suponen el hallazgo de una técnica que permite obtener células “pluripotentes” sin que medie la utilización de embriones humanos.

Las células madre, que pueden generar los 220 tipos de célula que formarán los distintos tejidos del cuerpo, se obtenían hasta ahora a partir de la creación de embriones humanos, o de su clonación.
Este procedimiento, que suponía la destrucción de embriones, desató durante años una fuerte controversia moral.

Vea el cuadro
Ahora, tras el descubrimiento de los equipos liderados por la china Junying Yu y el estadounidense James Thomson, la fuente de células madre se amplía considerablemente, y sobre todo, supera el escollo ético.
Similares

Los equipos de Yu y Thomson desarrollaron sus investigaciones en Japón y la Universidad de Winsconsin-Madison.
Utilizaron un cóctel químico de cuatro proteínas que controlan los genes con el objetivo de alterar fibroblastos de un humano adulto. Los fibroblastos son células epidérmicas muy fáciles de obtener y cultivar.
Aunque no se comportan exactamente igual, puesto que son similares y no idénticos, los fibroblastos modificados adquirieron las cualidades “pluripotenciales” de las células madre embrionarias.
Generaron, por ejemplo, tejido cerebral y cardíaco.

Luego de 12 días archivados en el laboratorio, los cúmulos de células cardíacas se habían desarrollado lo suficiente como para comenzar a latir.

¿Superando la clonación?

El uso de células cutáneas significará que los tratamientos estarán más personalizados, y esto reducirá los riesgos de rechazo de tejidos.
La nueva técnica no sólo obvia la creación y destrucción de embriones, sino que además es mucho más simple y más fácil de controlar que las técnicas de clonación actuales.

Ian Wilmut, el profesor de la Universidad de Edimburgh que lideró los experimentos que culminaron con la creación de la oveja Dolly hace diez años, dijo que el hallazgo representa un gran avance.

Fuente: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_7106000/7106229.stm














Aubrey de Grey – Proyecto Vivir 1.000 años – Longevidad: Entrevista de Punset a Aubrey De Grey

Expongo aquí la entrevista que Eduard Punset realizó en el programa Redes de televisión española al investigador Aubrey De Grey.

Punset: Aubrey, de lo que estamos seguros es que dentro de 100 o 120 años unos seis billones de personas morirán.

Aubrey: Bueno, eso es lo que sucederá a menos que hagamos algo contra el envejecimiento, y ese es mi plan para prevenir que esto suceda.

Punset: Y parece ser que vale la pena, porque tendemos a olvidar esta masacre de seis billones de personas que de otra manera morirán.

Aubrey: Así es, la mayoría de la gente tiende a olvidarlo. Y por supuesto sabemos por qué se olvida: es una estrategia para protegernos. Lo aparcamos en la mente para que no nos deprima, ya que no se puede hacer nada para prevenirlo. Pero ahora ha llegado el momento en que quizá se pueda hacer algo para prevenirlo, y la estrategia de olvidarlo es posible que ahora sea una parte del problema en lugar de ser una parte de la solución.

Punset: Pero durante mucho tiempo, y esto lo dice la biología, la especie humana ha invertido muchos recursos en la reproducción y muy poco en el mantenimiento.

Aubrey: Comparados con otras especies, nosotros ponemos mucho esfuerzo en el mantenimiento: somos muy buenos preservando la vida, comparados con los ratones o la mosca de la fruta por ejemplo: vivimos mucho. Es decir que comparados con otras especies ponemos más en el mantenimiento que en la reproducción, pero desde nuestro punto de vista deberíamos invertir más en el mantenimiento para poder vivir más tiempo.

Punset: O sea que lo que sugieres es que desde un punto de vista evolutivo las cosas tal como están ya están bien, pero que la evolución no se preocupa por las personas, sólo por los genes.

Aubrey: Así es: la evolución sólo se preocupa por los genes, no por las personas.

Punset: Audrey, cuando intentas convencer a la gente del problema del envejecimiento, dices que hay dos procesos o etapas muy definidos en el esfuerzo por tratar el antienvejecimiento. ¿Cuales son las dos etapas?

Audrey: Normalmente subdivido la primera etapa en dos subetapas: en los próximos 10 años, si tenemos la ayuda económica necesaria para realizar una buena investigación, podremos obtener unos resultados impresionantes en la extensión de la vida en el laboratorio con ratones. Todavía no se utilizará a los seres humanos, solo a ratones, y el resultado más importante es que se extenderá la vida, y lo hará incluso si empezamos la terapia a mediana edad. Un ratón vive normalmente unos tres años: podremos tomar ratones que tengan dos años, a los que no se les haya hecho nada en absoluto, y entonces intervendremos y esto les permitirá vivir quizá hasta que tengan cinco años, en vez de tres. Esto permitirá convencer a la sociedad de que se puede aplicar a los humanos, en contraste con la situación que tenemos ahora, en la que todo el mundo cree que es básicamente ciencia-ficción. Será entonces cuando intentaremos aplicar esta tecnología a los humanos. Para esta segunda parte de la primera etapa, creo que tenemos una probabilidad del 50% de poder llegar en unos 25 años –es decir, unos 15 años desde el momento en que obtenemos estos maravillosos resultados con los ratones. Sin embargo el hito crucial se dará cuando hayamos conseguido extender la duración de la vida de los humanos unos 30 años. Y al igual que hemos dicho para los ratones, serán terapias que se podrán aplicar a personas de mediana edad, de unos 60 años. Y si podemos ampliar la vida, que entendemos que siempre será una vida sana, 30 años, estas personas estarán ahí para disfrutar de otras terapias de mejora que se habrán desarrollado durante esos 30 años.

Punset: En la segunda etapa.

Aubrey: Eso es, y 30 años es un periodo muy largo en la ciencia y la tecnología, si consideramos otras tecnologías que se han dado en el pasado. Al principio lleva mucho tiempo mostrar los primeros avances, pero si existe el interés público y un mercado, el progreso se agiliza. Por ejemplo el volar, es algo que hemos querido hacer desde la prehistoria, y nos llevó hasta 1903, que es cuando los hermanos Wright consiguieron volar por primera vez, y ni siquiera consiguieron cruzar el Atlántico, no sabían cómo hacerlo: pero sólo costó 24 años hasta que se pudo sobrevolar el Atlántico. Y luego bastaron 22 años para tener las primeras líneas aéreas comerciales, etc. Y esto no es una excepción, los ordenadores también son otro ejemplo, y esto es normal en la tecnología. Punset:Vamos a concentrarnos ahora en lo que estaremos haciendo en la primera etapa. Lo que has dicho está muy claro: aprenderemos de los ratones lo que luego aplicaremos a personas de mediana edad para extender su vida de 30 a 35 años, lo que nos dará suficiente tiempo para desarrollar la próxima etapa, que les permitirá vivir para siempre o al menos durante mucho tiempo. En este momento en particular tenemos problemas definidos, por ejemplo una disminución de ciertas células en ciertos tejidos.

Audrey: Sí, empecemos por el primero. Es decir las células que se mueren y que no se reemplazan de forma natural. Hay varias maneras de enfrentarse a este problema, a este daño acumulativo. En algunos tejidos es muy fácil, y sabemos que el de los músculos es el más fácil, porque sabemos que el ejercicio de un tipo especial hace que se vuelvan a desarrollar las células y que se repare el músculo y la masa muscular. Pero esto es sólo para los músculos, y hay algunos que son difíciles. El segundo planteamiento es utilizar factores de crecimiento, que se pueden utilizar de forma muy exitosa para ayudar a ciertas células del cerebro a que se dividan, como son las glio células, que ayudan al mantenimiento del cerebro. La tercera parte, y la más importante en el reemplazo de células que no se haga de forma natural, es la terapia con células madre. Y estamos obteniendo unos resultados muy buenos en muchos de los tejidos de los ratones, que es por supuesto el primer objetivo. Esto es lo que estamos haciendo.

Punset: O sea que este es el primer punto. Sugieres que ya se está haciendo bastante en parar el proceso de envejecimiento de las células. ¿Cuál es el futuro en el tema de eliminar las células acumuladas que no se necesitan?
Audrey: Estamos también bastante bien. Tenemos que analizar primero qué tipo de células son las que se acumulan y que no queremos, y un buen ejemplo es la grasa. Se han hecho experimentos con ratones y se ha visto como si se coge a un ratón y quirúrgicamente se le extrae la grasa abdominal, aunque el ratón fuera anteriormente diabético, la diabetes desaparece.

Punset: Y entonces, ¿qué hay de la tercera, que es la posible mutación de los cromosomas en las células?

Audrey: Esta es la más difícil de todas las cosas que tengo en mi lista de siete, de las que hasta ahora has mencionado tres. Las mutaciones en los cromosomas pueden afectar a todos los genes que hay en los cromosomas y estos pueden hacer todo tipo de cosas, pero hay un buen motivo para creer que la única cosa que hacen las mutaciones y que es negativo durante toda la vida es causar cáncer. El motivo por el que el cáncer es tan importante es porque sólo hace falta que una célula tenga la mutación equivocada para matarnos, mientras que si una célula tiene mutaciones en algo que no esté relacionado con la división celular es posible que esa célula no funcione, pero el tejido del que es parte la célula seguirá funcionando, ya que el resto de las células no tendrán esa mutación: y hay que tener la misma mutación – o muchos genes afectados – en muchísimas células para que afecte al tejido, mientras que el cáncer es sólo una célula.

Punset: Todo esto que has dicho está relacionado con la eliminación de todo el daño acumulado, y una de las cosas fascinantes de tu teoría es que dices que esto es lo que podemos hacer, ya que si vamos a una etapa anterior a esta, el proceso puro de la vida, lo que tu llamas metabolismo, no hay mucho que podamos hacer porque es tóxico, la vida es tóxica.

Aubrey: Ese es el daño del que hablo, de los diferentes tipos de daños, de los efectos secundarios de los proceso metabólicos que nos mantienen vivos: la vida es muy buena porque no acumula los daños de forma rápida, pero sin embargo los acumula sin que nos hagan daño hasta que probablemente estamos muertos, porque se nos ha comido, o nos hemos muerto de hambre en la selva. Este tipo de daño no es importante desde el punto de vista evolutivo, ahora no es importante porque ya no nos morimos en la selva de hambre, nos morimos más tarde de envejecimiento– por lo menos la mayoría de nosotros. Es decir que todos estos tipos de daño, como son la pérdida de células o las mutaciones, se van acumulando en el organismo a lo largo de la vida, desde antes de nacer, pero no son dañinos hasta que llegamos a la mediana edad, es decir que existe como un umbral. Tienen que ser suficientemente abundantes para ser dañinos, y lo que creo que todo lo que tenemos que hacer es reparar este tipo de daños lo suficientemente bien para que nunca lleguen al umbral, esto es lo realmente importante y optimista. No tenemos que reparar el daño perfectamente. Si se repara la mitad del daño, el 50%, cuando alguien tiene 60 años entonces lo hemos rejuvenecido – con suerte – unos 15 o 20 años. Y si podemos durante esos 20 años mejorar las terapias, entonces lo podemos volver a rejuvenecer, con una terapia más completa que puede eliminar la otra mitad de ese daño, etc.

Punset: Es increíble, cuando se piensa en los grandes hitos del antienvejecimiento en el pasado, se llega a la conclusión de que eran: lavarse las manos, mucha higiene y los antibióticos.

Aubrey: Fueron unos buenos avances y evitaron que la gente se muriera joven. Se puede comparar a la invención del globo aerostático como medio de volar. Era una buena idea pero no lo era todo, y la gente tuvo que seguir intentando volar de verdad hasta que se consiguió inventar los aviones. De la misma manera tenemos formas de que la gente deje de morirse por causas fáciles, como por ejemplo las enfermedades infecciosas, pero todavía no hemos encontrado la solución para las difíciles.

Punset: Y las fáciles llevaron mucho tiempo y sacrificios: esto me hace pensar en el pobre médico de Hungría, Semmelweis ¿no?

Aubrey: Creo que es importante analizar esa historia. Semmelweis propuso sus ideas diez o quince años antes de Pasteur, y no consiguió que sus colegas apreciaran el valor de sus ideas, y el resultado fue que la gente se siguió muriendo en la niñez y durante el parto cuando en realidad se podían haber salvado. Yo no quiero ser otro Semmelweis, yo quiero ser otro Pasteur, y quiero que la gente se de cuenta del potencial de las terapias que podemos desarrollar muy pronto. Si la gente me ignora y cree que no hay nada que hacer, todo esto se hará algún día, pero tardaremos de 10 o 15 años más, y en ese periodo morirán cien mil personas al día, 35 millones al año, es decir que morirá medio millón de personas que no hacía falta que murieran.

Punset: ¿Y por qué es tan fácil de convencer a las personas de que no hay nada que hacer?

Aubrey: Durante mucho tiempo y hasta hace poco no había nada que hacer. Algunas de las técnicas de las que he estado hablando y he sugerido para reparar el daño son bastante nuevas y no se podían haber inventado hace 10 o 15 años. Es decir que hasta hace muy poco era correcto que los gerontólogos dijeran que “en el futuro podremos posponer el envejecimiento pero no sabemos cuándo, o si sucederá en este siglo”. Era correcto decir esto, pero muchos de ellos no se han dado cuenta de que ya no es correcto decirlo. Lo mismo sucedió con volar, había muchos físicos famosos que publicaban artículos científicos que demostraban que volar era imposible, y siguieron publicándolos incluso hasta el momento en que ya se había demostrado que se podía volar.

Punset: Ya tienes bastante trabajo pensando en estas tecnologías precursoras, pero ¿has pensado – incluso con la dificultad del cálculo del tiempo de llevarlo a cabo – en las repercusiones sociales, emocionales y políticas de esta lucha victoriosa contra la edad?

Aubrey: Pienso todo el tiempo en las implicaciones psicológicas, personales, políticas. Creo que es responsabilidad de los científicos el intentar anticipar el impacto social de su trabajo, y el impacto de la lucha contra el envejecimiento será mayor que cualquier impacto que haya producido la ciencia jamás. De manera que pienso en esto todo el tiempo, y también hablo y escribo de esto todo el tiempo.

Punset: ¿Y qué sucederá con las pensiones?

Aubrey: Las pensiones, es una pregunta muy interesante. La gente se jubila de forma permanente hasta que se muere. El motivo de esto es porque los mayores nos dan pena y nos dan pena porque son débiles. Lo natural será que la pensión, la jubilación, será algo periódico. Alguien será periodista o economista durante 45 años, y luego se jubilará durante unos 10 años con una pensión, pero después de este tiempo seguirá siendo útil y se habrá aburrido de jugar al golf, y entonces querrá hacer algo más para entretenerse, y se podrá ir a hacer un curso de formación continuada, o volver a formarse, y en unos 40 años podrá ser un científico o una estrella del rock, y se volverá a hacer…
Fuente de la entrevista:  http://www.rtve.es/tve/b/redes/semanal/prg365/entrevista.htm

Blogalaxia Tags: envejecimiento
longevidad
Aubrey
Grey
redes
Punset













Aubrey de Grey – Proyecto vivir 1.000 años – Hacia la eterna juventud

Estamos genéticamente programados para vivir un máximo de 120 años. Pero el biogerontólogo Aubrey de Grey desafía el límite: según él, podríamos cumplir 500 con salud. Para demostrarlo, necesita una inversión económica millonaria.

El científico británico Aubrey de Grey tiene una propuesta para la sociedad del siglo XXI: invertir mil millones de dólares en tecnología e investigación genética, y vivir siglos gozando de una excelente salud física y mental. Según este controvertido estudioso del envejecimiento de la Universidad de Cambridge (Inglaterra), con un mantenimiento adecuado no hay razón por la que el cuerpo humano no pueda durar muchos años. Digamos 500 o incluso un millar.

A sus 44 años, De Grey, que además de biogerontólogo es genetista autodidacta con formación en computación, afirma que envejecer no es una consecuencia inevitable de la condición humana. Según él, el envejecimiento es el resultado de daños acumulados a nivel celular o molecular, que los avances médicos podrían prevenir e incluso revertir. De ser así, la ciencia podría ofrecer a la gente una longevidad que se codease con la inmortalidad. “Estamos hablando de extender la vida sana, no de prolongar la fragilidad de la vejez”, aclara.

Nuestra máquina necesita un mantenimiento especial

Obviamente, moriremos si nos cae encima una caja de acero, nos despedaza un león o nos pegan un tiro. Pero, según este barbudo profeta de la ciencia con apariencia de hippie de los sesenta, la muerte asociada a la senescencia desaparecerá. “Mi idea es tratar al organismo como un coche antiguo, pero con una maquinaria más compleja. Algunos están tan bien mantenidos que han llegado a durar cien años. El único problema es que nosotros no fuimos los diseñadores del cuerpo humano, y tenemos que descubrir cómo funciona para hacerlo trabajar mejor y por más tiempo”.

El ambicioso plan para que un cuarentón de hoy celebre su milésimo cumpleaños depende de un enfoque llamado Strategies for Engineered Negligible Sensescence, SENS, –estrategias para la ingeniería de una vejez inapreciable–, que se apoya en sólidos estudios avalados por las ramas más vanguardistas de la biomedicina. Pero De Grey también busca estimular investigaciones específicas en técnicas que extiendan la vida. Por esto fundó en 2003 el Premio del Ratón Matusalén –Methuselah Mouse Prize–, dotado con tres millones de dólares para el científico que demuestre la viabilidad de alguna terapia regenerativa en ratones. Su razonamiento es que, una vez el objetivo se logre en roedores, se abrirán las arcas públicas y privadas para financiar estas investigaciones. Esto acelerará exponencialmente la consecución de resultados.

Por culpa de la edad nos pueden dar los siete males

De Grey está convencido de que existen siete retos científicos para alcanzar la vida cuasieterna. Siete tecnologías y terapias médicas aún por desarrollarse, incluyendo la cura contra el cáncer y la manipulación de las células a nivel molecular y genético que, de recibir ahora la financiación inicial, se podrían comenzar a prescribir dentro de tan sólo tres décadas. Los tratamientos no estarán dirigidos contra los sistemas orgánicos que se descomponen al final de la vida con las enfermedades degenerativas y la pérdida de facultades motrices, sino hacia sus precursores. Nos referimos a las sustancias indeseables que se van acumulando por efecto del metabolismo y que al alcanzar un nivel crítico interfieren con el funcionamiento del cuerpo.

“Sólo existen siete categorías de daños en el organismo relacionados con la edad (ver recuadro en la página anterior): una es la pérdida de células que no se reemplazan. Otra es lo opuesto: la acumulación de células no deseadas. Después hay cosas que andan mal dentro de ellas, y así en el tercer puesto están las mutaciones en los cromosomas, en el cuarto, las mutaciones en el ADN de las mitocondrias –centrales energéticas celulares–, y en el quinto, la acumulación de moléculas no digeribles en los lisosomas –vesículas intracelulares para digerir los desechos–. Los problemas sexto y séptimo se dan en los espacios entre las células: los depósitos de moléculas indigeribles que bloquean el paso, y la proliferación de enlaces entre proteínas que endurecen los tejidos elásticos de las arterias. El objetivo de SENS es remediar todos estos desperfectos”.

Sobre la viabilidad de intervenir en estos desaguisados, De Grey contesta que tres de las soluciones ya están en fase de ensayos clínicos. Una es el trasplante de células madre –o stem cells– en zonas cerebrales que necesitan que se produzca la mermada dopamina, para combatir los síntomas del Parkinson. También se inyectan ya células madre con el fin de regenerar el músculo cardíaco. Y contra el endurecimiento de las arterias, es posible “diseñar medicinas que rompan esos enlaces químicos sin efectos secundarios”.

Los problemas tumorales son los más difícil de atajar

De todos los problemas, el más complicado de resolver atañe a las mutaciones en los cromosomas, las estructuras con forma de lazo en que se organiza el ADN. Dicho de otro modo, la curación del cáncer. “La evolución ha tenido un problema con el mantenimiento del ADN especialmente difícil de atajar. Me refiero a que los organismos mueran debido a procesos tumorales”, dice el biogerontólogo. “El cáncer –añade– puede matarnos si una célula sufre las mutaciones equivocadas. La técnica que estamos desarrollando en SENS para combatirlo se llama Whole-body Interdiction of Lengthening of Telomeres (WILT) –impedir el alargamiento de los telómeros–. La idea central de nuestra estrategia parte de que las células cancerosas poseen el don de la inmortalidad. Si pudiéramos arrebatárselo, sin importarnos las mutaciones que les confiere tal virtud, no moriríamos de cáncer. Y la forma de lograrlo es evitar que amplíen los telómeros”.

¿Pero qué son los telómeros? ¿Por qué son tan importantes para conservar la juventud? De Grey se enfrenta a un doble reto. Por un lado, debe evitar que las células malignas conserven intactos sus telómeros, y por el otro, ha de estimular su reparación en las células sanas de órganos y tejidos, como la sangre, la piel y el estómago. Estos y otros lugares albergan stem cells que proliferan para reponer las bajas que ocurren.

El quid de la cuestión está en la punta del cromosoma

Los telómeros consisten en repeticiones en tándem de pequeñas secuencias de letras genéticas implicadas en numerosas funciones. Recordemos que el abecedario de nuestro ADN se compone de cuatro letras: A, T, C y G. Se sabe que participan en la división de las células y en la estabilidad cromosómica, y que fijan el tiempo de vida de las estirpes celulares. Descubiertos por Hermann Joseph Muller en los años 30, los telómeros se pueden comparar con los protectores de plástico que tienen los cordones de zapatos en sus extremos, para evitar que los cromosomas –nosotros tenemos 23 pares en cada célula– se deshilachen y se peguen entre sí.

El problema de estos guardianes cromosómicos es que en cada división celular sufren un desgaste que se traduce en un ligero acortamiento. Y con el paso del tiempo, el recorte telomérico puede comprometer el funcionamiento de los genes. Cuando alcanza un recorte crítico, la célula entra en un proceso de senescencia que acaba con su muerte. Por ejemplo, los telómeros de las células sanguíneas de un recién nacido miden 8.000 pares de letras genéticas y se reducen a 1.500 pares en un anciano. Cada vez que una de estas células se divide, sus telómeros pierden de 30 a 200 letras, un peaje que a la larga se paga con la vida.

Lo más deseable sería que nuestras células contaran con telómeros kilométricos, que nos alargarían la vida y alejarían el fantasma de los achaques seniles, incluyendo los problemas cardiovasculares. Con esto quedaría resuelta una parte de la ecuación. Pero queda la otra: acortar los telómeros de las células cancerosas para que mueran antes de que constituyan un tumor. En el centro de este laberinto está la telomerasa, la enzima responsable de añadir letras a los telómeros erosionados.

Cortar las alas al cáncer sin perjudicar al resto

Curiosamente, cuando una célula comienza a convertirse en maligna y ve que sus extremos cromosómicos menguan peligrosamente, activa la telomerasa, los reparan y sigue dividiéndose a sus anchas. Dicho de otro modo, la célula consigue mantenerse siempre joven y lozana. Si los científicos lograran bloquear la telomerasa sin causar daños colaterales, conseguirían que las células cancerosas envejecieran y murieran. En este sentido, hay especialistas trabajando en cómo reducir la síntesis de telomerasa con fármacos, pero De Grey propone una solución más radical: la eliminación total de los genes que rigen su síntesis. Con ello, le negaríamos al cáncer la oportunidad de mutar para resistir el tratamiento oncológico. La cuestión es complicada, porque no sólo habría que tener puntería para borrar la telomerasa de los genes adecuados en tejidos que no dependen de las stem cells, sino que también habría que reponer las células madre regularmente, para garantizar la división de todas aquellas células que sí necesitan replicarse para mantener los órganos y tejidos.

Un buen chute de células madre cada cierto tiempo

“Hace 5 años me di cuenta de que podía resolver el problema con células troncales manipuladas en el laboratorio. Cada decenio podríamos inyectárnoslas sin los genes de la telomerasa, para así impedir su conversión a malignas. Al mismo tiempo, las equiparíamos con unos largos telómeros diseñados de antemano”. Ahora bien, la comunidad científica no pone la mano en el fuego de que esto vaya a funcionar, aunque algunos investigadores han usado la telomerasa para hacer que células humanas se dividan in vitro mucho más allá de sus posibilidades –normalmente, llegan a hacerlo entre 50 y 70 veces. En las pruebas, estas supercélulas no se tornan cancerosas.

Por su parte, María Blasco, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en Madrid, diseñó una técnica para medir la longitud de los telómeros de forma automatizada y simultánea en casi cien muestras biológicas en menos de dos horas. Según Blasco, aparte de rápido, su procedimiento es mucho menos costoso. “La falta de técnicas para medir la longitud de los telómeros de forma automatizada ha sido en parte responsable de que las empresas farmacéuticas no hayan sido más activas en la búsqueda de fármacos antitumorales dirigidos contra los telómeros”.

Los franceses y las mujeres los tienen más largos

Existe una relación muy clara entre la edad y la longitud de los extremos cromosómicos. “Hemos analizado los telómeros de cientos de individuos de entre 60 y 100 años de edad en distintos países europeos”, dice Elsa Vera, del CNIO. “La longitud de los telómeros decae de manera muy significativa en intervalos de 10 años, tanto en hombres como en mujeres, aunque las mujeres los tienen más largos en todos los grupos de edad”. El estudio también demostró que los franceses tienen estas puntas de los cromosomas más largas que los demás europeos, apoyando la idea de que hay una relación entre genética, factores ambientales y la longitud de los telómeros. “Los cortos se han asociado con mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular”, dice Blasco, “lo cual podría explicar la ‘paradoja francesa’, según la cual los franceses consumen más alcohol pero tienen un bajo riesgo cardiovascular en relación con otros europeos”.

Le pregunto a De Grey si entonces, dentro de dos siglos, cuando los cuarentones de hoy hayan extendido su vida de los 80 a los 200 años, las terapias consistirán en sesiones periódicas para el tratamiento con stem cells… ¿y de vez en cuando una cita para alargar telómeros? “Podría ser algo así. No me sorprendería que dentro de 200 años lleguemos incluso más allá, que todas las terapias genéticas y de células madre se apliquen con una simple inyección, y que sea posible marcar los genes de la telomerasa para distinguirlos y extraerlos fácilmente”.

¿Entonces, el envejecimiento es una enfermedad? ¿Una mala pasada de la evolución? “No es una mala pasada. Es que la evolución no le ha prestado atención al envejecimiento. En el mundo salvaje, sin la intromisión de la civilización, casi todos los organismos mueren sin tener la oportunidad de envejecer. Mueren de hambre, o se los come alguien, o lo que sea. Por eso no existen genes para hacer algo respecto a la vejez”.

De Grey es una de esas personas que despiertan una reacción apasionada, tanto de sus críticos como de sus simpatizantes. Es engreído y habla como si fuera un profeta, pero también posee una mente brillante, le gusta encrespar las plumas y no teme el ridículo. Como es de esperar, existen toda clase de objeciones a la idea de prolongar la vida por un siglo, y De Grey tiene una respuesta para todas. La crítica más común es que nos embarcaríamos en un programa de exceso de población sin precedentes. “Bueno –responde este científico–, ¿qué habría sucedido si el primer ministro de Francia le hubiese prohibido a Pasteur organizar campañas educativas sobre la higiene por el mismo motivo?” Además, dice, “considerarnos tan incapaces de encarar problemas futuros como para condenar a millones de personas a tener las cortas vidas de sus abuelos es una broma de mal gusto. En el pasado hemos resuelto problemas similares. Por ejemplo, ¿quién imaginaba en 1850 que los hombres tendrían que someterse a la indignidad de ponerse un caucho cada vez que practicaran el sexo para frenar la explosión de población que siguió a la eliminación de la mortalidad infantil?”

Duros oponentes a la eterna juventud

Uno de sus oponentes más furibundos es Sherwin Nuland, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, y autor del libro How we Die. “De Grey no es malo, ni está loco”, escribió en un artículo de la revista Technology Review, que edita el Massachussets Institute of Technology (MIT); “pero su plan no va a tener éxito e incluso, si lo tuviera, nos destruiría en el intento por preservarnos, porque vivir tales períodos de tiempo socavaría el significado de ser humano”.

No hay predicciones no cofras, sólo hipótesis

La ausencia de datos y números es otra crítica frecuente a De Grey, a la que él responde desde su página de Internet, “como si los hermanos Wright hubiesen tenido números y datos en 1900”, refiriéndose a que el vuelo motorizado se desarrollaría pocos años después. Desde luego que sí tenían información, en el sentido de que cualquier ingeniero basa sus diseños en conocimientos existentes sobre el sistema que quiere manipular. “Yo también la tengo, como se darán cuenta quienes se tomen el trabajo de leer mi portal y mis publicaciones”. Pero el envejecimiento no es una enfermedad, por lo que, obviamente, no se puede curar, dicen algunos detractores. “Llámelo como quiera. El envejecimiento es un fenómeno biológico que causa el debilitamiento y la muerte. Lo que yo quiero decir con la palabra “curar” es tener control sobre una condición, como el que podemos tener con la tuberculosis, por ejemplo. La podemos sobrellevar sin que mate a la gente. Pero yo no aspiro simplemente a detener el progreso de la vejez, sino a revertirlo; llevar a alguna persona de un estado de sufrimiento avanzado a un estado donde ya no padezca. Para esto, el tratamiento deberá ser periódico, durante el resto de la vida”.

Un alud de seguidores ávidos de inmortalidad

Quizás porque todos esperamos vivir un poco más con buena salud, las teorías de De Grey tienen también sus admiradores. Cuando el editor del Technology Review, Jason Pontin, escribió un editorial crítico sobre De Grey, se sorprendió con el torrente de correos electrónicos de lectores airados acusando a Pontin de “privarlos de su inmortalidad”. De hecho, el artículo de Nuland, Do you Want to Live Forever? –¿Quiere vivir para siempre?– ha sido hasta ahora “el más leído en la historia de la revista”, y con más reacciones negativas de los lectores, dice Pontin. La consecuencia de todo esto es que Pontin ofreció 10.000 dólares a cualquier gerontólogo capaz de aportar una revisión independiente demostrando que las ideas de De Grey no tienen mérito. Hasta el momento, nadie se ha acercado a reclamarlos.

De sus simpatizantes, el más notable es el millonario Peter Thiel, uno de los fundadores del sistema de pagos por internet Pay- Pal, quien donó tres millones de dólares a SENS. “Peter se interesó, se fue enamorando de la idea y finalmente decidió darle una oportunidad. Naturalmente, no sabe si mi enfoque va a funcionar o si está perdiendo su dinero, pero piensa que el riesgo vale la pena. Los mil millones de dólares a los que hago alusión se distribuirían entre las siete cosas que deben solucionarse. El campos de la terapia de células madre ya está bien financiado a nivel global, pero las otras seis áreas, definitivamente, necesitan más dinero. Para estimar el presupuesto hay que hacer los cálculos de las horas de trabajo que requiere cada cosa, multiplicadas por el coste de los biólogos a tiempo completo, y además contar con el dinero para los equipos de investigación y las oficinas del SENS. La idea es que los diversos componentes se desarrollen en universidades y laboratorios de varias partes del mundo, pero necesitamos unirlos a todos, y es allí donde entra el Instituto SENS, un edificio lleno de matemáticos y oficinas”.

Aparte de Thiel, De Grey tiene el apoyo de algunos científicos. “La mayoría de ellos no son gerontólogos, lo cual no me sorprende porque trabajan en campos que pretenden curar enfermedades, y no en los problemas del envejecimiento. Algunos gerontólogos apoyan lo que yo hago y otros están en total desacuerdo y se sienten amenazados porque estoy desafiando su forma de trabajar. Esto es algo normal en la ciencia”.

¿Pero merecería la pena llegar a milenario?

Y añade que “en general, es una combinación de política, ignorancia y dinero. La gerontología tiene la dificultad adicional de que los científicos serios deben distanciarse de la terrible industria de la guerra a la vejez: las cremas antiarrugas, las pociones y las pastillas que no sirven para nada. Así que, cuando escuchan que alguien propone la posibilidad de vivir mil años, su reacción inmediata es tratar el tema con pinzas”.

Aunque se demostrase que las ideas y enfoques de De Grey son verdad, no sabemos si el mundo lo tomará en serio en los próximos diez años, el momento crítico para echar a andar o frenar su iniciativa. Tendríamos que plantearnos qué precio estamos dispuestos a pagar por la eterna juventud.

PARA SABER MÁS

En Internet

– Fundación Matusalén para la prolongación de la vida.
@ www.methuselahfoundation.org.

– Página web del proyecto Strategies for Engineered Negligible Sensescence.
@ www.sens.org.














Angelino pan y vino

A quien pueda interesar.

Short Prose

Poetry and Short Prose by Gabriela Marie Milton 2019 Author of the Year at Spillwords Press and Author of Passions: Love Poems and Other Writings

Nature,science,health,engineering

Distinguished reader selectively reads

Cricket Vikas

Let's Discuss Cricket

A.&V.travel

Live life with no excuses, travel with no regret.

il Blog

il Blog

A Voice from Iran

Storytelling, short stories, fable, folk tales,...

Banter Republic

It's just banter

Mr. NahasFinance

Today's generation is financially illiterate, so I am going to attempt to change that one person at a time.

entre conversas e flores

o que é a vida senão um conjunto de pequenas histórias?

Amor e um pouco mais

Esse é um pedaço do meu mundinho que abro a todos que quiserem compartilhar experiências, visões de vida, felicidades e tristezas, amores e amizades, enfim, tudo aquilo que o coração mandar falar. Aqui você vai encontrar amor e um pouco mais ♡

ore de drum

impresii de călătorie, artă, cultură, spiritualitate, gastronomie, vinuri

The Eternal Words

An opinionated girl penning down her thoughts.🌸❤

almerighi

amArgine come sempre

Artliteral

Contos, pensamentos e cronicontos.

e-Paper Poetry of Vinx

Talking to myself through poetry #Poems #Songwrites

Mundo Relatos

Narrativa, análisis literarios e informes de lectura cero

Messages from Spirit

Silver Birch was a spirit guide who spoke through Maurice Barbanell (1902-1981), founder and editor of the Psychic News of London , England

Shreya

The more I explore, the more I know. The more I know, the more I realise I don't know.

Odyssey

Bringing Stories to Life

Mensensamenleving.me

Mensen maken de samenleving en nemen daarin een positie in. Deze website geeft toegang tot een diversiteit aan artikelen die gaan over 'samenleven', belicht vanuit verschillende perspectieven. De artikelen hebben gemeen dat er gezocht wordt naar wat 'mensen bindt, in plaats van wat hen scheidt'.

Color My World

living, loving, learning, leaving a legacy

Adelina Mărieş - design

picturi, schite, desene, idei semnate Adelina Maries

AR. MOHSIN SHEIKH

Architecture & everything around it.

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

Ennyblog

Writing stories & poetry about Hope, Love & Freedom to feel free.

Yolanda - "Det här är mitt privata krig"

Kreativ text, annorlundaskap, dikter, bipolaritet, aspergers syndrom, samhällsdebatt

Tertulias literarias

Lugar de encuentro para aficionados a la literatura.

El REFUGIO DE MIS SUEÑOS

🌹7ODO D3P3ND3 D3 L4 M071V4C10N🌹

La prioridad eres tu.

Actitud positiva en mi contenido.

. . .

love each other like you are the lyric to their music

El puño de Norwill

Un golpe de letras para volarnos la cabeza...

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

Meteoedu

Amanece un nuevo dia

Drés

Escritos

Perception

Until I know this sure uncertainty, I'll entertain the offered fallacy.

Awilda Castillo

Desde mi corazón... esta soy yo

StarlitDen

Illustration, Concept Art & Comics/Manga