Genetica: Se detendría el Envejecimiento

El cambio genético que rejuvenece


Investigadores pueden haber encontrado la forma de detener el reloj biológico que envejece nuestros cuerpos con el paso del tiempo.



Un equipo de Estados Unidos piensa que pudo haber hallado los disparadores genéticos que ayudarían a estimular un sistema vital para limpiar las proteínas defectuosas dentro de nuestras células.



La revista Nature Medicine reportó que los hígados de ratas viejas genéticamente alteradas funcionaron tan bien como los de animales más jóvenes.



Los científicos sugirieron que esto podría algún día ayudar a los seres humanos a lidiar con las enfermedades cerebrales progresivas, como el Alzheimer y el mal de Parkinson.



El grupo, de la Universidad Yeshiva de Nueva York, se focaliza en un proceso que es esencial para el desempeño apropiado de las células.



Los químicos fundamentales de las células -las proteínas- tienen a menudo un corto tiempo de vida y necesitan ser removidos y reciclados lo más rápido posible.



El cuerpo tiene un sistema para realizar específicamente esa función, pero se vuelve progresivamente menos eficaz a medida que envejecemos.



Esto conduce a disfunciones progresivas en los órganos más importantes -el corazón, el hígado y el cerebro- algunas de las cuales producen enfermedades en personas de edad avanzada.



“Proteína eficaz”



La doctora Ana María Cuervo, de Yeshiva, creó un tipo de rata con dos alteraciones genéticas.

La primera, cuando era activada, estimulaba el número de receptores celulares específicos relacionados con esta función de reciclaje de proteínas, mientras que la segunda permitía que la primera fuera accionada cuando la doctora Cuervo lo deseara con sólo modificar la dieta del roedor.



Cuervo esperó hasta que las ratas alteradas genéticamente tuvieran seis meses -el punto en el que empieza el declive del sistema de reciclaje proteico- para activar el gen receptor.



Al ser examinadas a los dos años de edad, las células hepáticas de estas ratas eran por lejos más eficaces en reciclar proteínas que las de las ratas normales.



Cuando se examinó la función del hígado de las ratas viejas y genéticamente alteradas, éstas se comportaron a un nivel comparable al de las ratas mucho más jóvenes.



“Estos resultados muestran que es posible corregir esta proteína que se va volviendo defectuosa a medida que envejecemos, lo que quizás nos ayudaría a disfrutar una vida más saludable en la edad madura”, dijo la doctora Cuervo.

Fuente: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_7553000/7553098.stm




Hans Selye: El descubrimiento del Estrés

Por: Gerald Gabriel

Traducción: Guadalupe Marín Castro

SAG, significa Estrés.

El húngaro Hans Selye (1907-1982), concibió por mera casualidad la idea del Síndrome de Adaptación General (SAG), sobre el cual escribió por primera vez en el British Journal Nature en el verano de 1936. El SAG, también conocido como síndrome del estrés, es lo que Selye señaló como el proceso bajo el cual el cuerpo confronta -lo que desde un principio designó como: agente nocivo. El SAG es un proceso en el que el cuerpo pasa por tres etapas universales. Primero hay una “señal de alarma”, a partir de la cual el cuerpo se prepara para “la defensa o la huída”. No obstante, ningún organismo puede mantener esta condición de excitación, por ello existe la segunda etapa que permite al mismo, sobrevivir a la primera, en ésta se construye una resistencia. Finalmente, si la duración del estrés es suficientemente prolongada, el cuerpo entra a una tercera etapa que es de agotamiento; una forma de envejecimiento debida al deterioro del organismo por mantener constante el desgaste durante la resistencia.

El estrés en el léxico de Selye podría ser cualquier cosa, desde la privación prolongada de alimento hasta la inyección de una sustancia extraña al cuerpo, inclusive, un buen trabajo muscular. Por “estrés”, él no sólo se refirió al “estrés nervioso” sino a la “respuesta no específica del cuerpo frente a cualquier demanda”.

Las ideas novedosas de Selye acerca del estrés ayudaron a forjar un campo enteramente nuevo de la medicina -el estudio del estrés biológico y sus efectos-, que afloró en la primera mitad del siglo XX, para incluir el trabajo de cientos de investigadores; es una ciencia que continúa avanzando en la actualidad especialmente al demostrar la conexión del estrés con la enfermedad y descubriendo nuevos métodos para ayudar al cuerpo a lidiar con el agotamiento de la vida.

Aunque sus esfuerzos encontraron escepticismo en un principio (él no sugirió alguna cuestión radical, como que el estrés tiene una relación causal con gran cantidad de importantes enfermedades, cardíacas y cáncer entre otras), los métodos impecables de Selye y su investigación respecto a la salud y la ciencia profesional de toda índole, gradualmente ganaron reconocimiento y sus ideas fueron tratadas con respeto.

En palabras del propio Selye, su descubrimiento fue “suficiente para prevenir que el concepto se nos vaya de las manos, y receptivo a un análisis preciso”.

Ratas de laboratorio estresadas

Hans Selye estaba buscando una nueva hormona cuando cayó en cuenta acerca de todo esto. En 1934 a la edad de 28 años él era asistente en el Departamento de Bioquímica de la Universidad McGill en Montreal. Era un joven y prometedor endocrinólogo llevando a cabo experimentos químicos verdaderamente ortodoxos, los cuales involucraban inyectar en ratas diversos extractos ováricos. Esperaba descubrir cambios en el organismo que pudieran no ser causados por ninguna hormona sexual conocida, los resultados iniciales le dieron buenas razones para tener gran optimismo.

Las ratas desarrollaron una triada de síntomas a partir de las inyecciones del extracto, los cuales incluían el crecimiento de la corteza adrenal, la atrofia del timo, del bazo, de los nódulos linfáticos, y úlceras sangrantes profundas en el revestimiento interno del estómago y el duodeno, todo lo cual podía incrementarse o decrecer en severidad ajustando la cantidad del extracto.

Al joven Selye le parecía obvio que estaba a punto de descubrir una nueva hormona ya que entonces nadie había producido este tipo de síntomas. Escribió: “Se han de imaginar mi alegría, a los 28 años parecía que me encontraba frente a una nueva hormona”. Sus esperanzas comenzaron a desvanecerse cuando, primero con el extracto de placenta y luego con extracto de pituitaria, obtuvo los mismos síntomas. Pero todavía no estaba derrotado ya que asentó: “Se suponía que la mía era una nueva hormona y quién iba a saber que tal vez la pituitaria también podía manufacturar esta misma.”

Enseguida, sin embargo, inyectó extracto de riñón, bazo y otros diferentes órganos, todos los cuales produjeron el mismo efecto. Estaba desconcertado. En un último esfuerzo para aclarar estos resultados bizarros inyectó Formalina, (sustancia utilizada en la preparación de tejidos para estudio microscópico) y al producir el mismo síntoma supo que había fallado en descubrir una nueva hormona.

La única perspectiva permitida a quien es joven e ignorante

Quedó en este punto frente a dos opciones. La primera y más evidente era terminar con esta línea de investigación, había suficientes razones para creer que por este camino no llegaría a nada valioso. Él sabía que muchos científicos muy capaces habían desperdiciado los mejores años de su vida girando alrededor de un indicio falso. “Me deprimí tanto que durante dos días me senté solo en mi laboratorio -escribe- meditando amargamente cómo pudiera haber evitado este infortunio y preguntándome qué debería hacer ahora.”

La otra posibilidad, mucho más difícil, era instrumentar alguna manera de examinar sus datos. Esta, por supuesto, fue la opción que eligió.

Selye revisó la teoría con la que comenzó su formulación años antes, en la Universidad de Praga, de habla alemana, donde a los 19 años comenzó su carrera de medicina. Fue aquí cuando, inconscientemente, desarrolló las ideas que lo llevaron a descubrir el SAG.

Años después, Selye recordó que de los pacientes examinados durante su introducción a la medicina clínica, todo ellos “se sentían y se veían enfermos, tenían la lengua saburrosa, se quejaban de más o menos dolores difusos en las articulaciones y de perturbaciones intestinales con pérdida de apetito.” También, en general, “presentaban fiebre, inflamación del hígado, del bazo o de las anginas, erupciones en la piel”, y otros síntomas generales. No podía ser sino más tarde, cuando los indicadores aparecieran, como, digamos, padecimiento del hígado, para poder recomendar un tratamiento.”

“Dado que estos fueron mis primeros pacientes -escribe Selye-, yo era todavía capaz de verlos sin ser desviado por el pensamiento médico del momento. Si hubiera sabido más, nunca me hubiera hecho preguntas pues todo ya se manejaba de la manera como se suponía que debía ser.”

La pregunta esencial que se clavó en la mente de Selye era en realidad una muy simple: ¿cómo era posible que los doctores, tras una larga historia de la medicina, habían gastado tanto tiempo y energía en el descubrimiento y tratamiento de enfermedades individuales y le habían dado tan poca atención al “síndrome de sólo estar enfermo”? Aunque cautivado por esta idea, siendo joven e inexperto –y trabajando bajo los lineamientos y demandas de la escuela de medicina- Selye no tenía el tiempo, la energía o la experiencia para dedicarse a ello. Mencionó brevemente la idea a su asesor quien de inmediato se rió entre dientes ante la ingenuidad del joven. Y así, la idea quedó latente durante buena parte de la siguiente década.

Acerca del “Síndrome de sólo estar enfermo” y las sangrías

El recuerdo de la enfermedad no específica, no abandonó del todo a Selye, aunque, años después, cuando estaba buscando un tema bajo el cual pudiera examinar sus fallidos experimentos con hormonas, vinieron a su memoria los síntomas de los pacientes en el hospital de Praga. Comprendió que aquellos compartían algo en común con sus ratas enfermas. Su intención era descubrir cuál era esa conexión y, de hecho, decidió de inmediato dedicar su vida al descubrimiento de la raíz de esta enfermedad no específica.

“Si acaso existía tal cosa, como una reacción singular no específica del cuerpo para daños de cualquier clase –escribió en su jubilosa epifanía-, ello, por sí mismo, podría representar un estudio valioso. Por supuesto que trabajar el mecanismo de esta clase de estereotipado síndrome de respuesta ante el peligro como tal, podría ser mucho más importante para la medicina que descubrir otra hormona sexual.

Al juntar las piezas del rompecabezas, Selye se auxilió con un poco del conocimiento médico. Ciertos tratamientos que él conocía, eran utilizados en pacientes que sufrían aparentemente de nada. Los médicos prescribían a la mayoría de éstos, cosas como descansar, comer alimentos de fácil digestión y protegerse de los cambios bruscos de temperatura. También retomó que existe una cantidad de tratamientos no específicos en la historia de la medicina antigua y, de hecho, también en la medicina contemporánea, que, aunque extrañas -algunas inclusive bárbaras-, habían tenido un innegable -si acaso esporádico- éxito: prácticas como inyectar substancias extrañas al cuerpo, terapia de fiebre, terapia de choque y las sangrías.

No le tomó demasiado tiempo a Selye formular una teoría que hiciera uniforme toda su aparentemente disparatada información. Conjeturaba que existía algún mecanismo en el cuerpo que respondía de manera general a los agentes externos; “agentes nocivos” era el mejor término que él podía acuñar en ese momento. La cualidad de sólo estar enfermo que había observado en los pacientes de Praga, los síntomas compartidos por sus experimentos con ratas, el uso universal de ciertos tratamientos, así como la exitosa práctica de remedios para el estrés como la terapia de choque, cuando se tomaban juntas, sugerían que el padecimiento específico, si no era causado por una sola influencia, estaba ciertamente delimitado por fuerzas similares; existía una conexión en la reacción del cuerpo al padecimiento que daba la apariencia de algún mecanismo interno combatiendo a los agentes estresantes.

El Sistema: Hipotálamo – Pituitaria – Adrenal

En breve, este sistema gobierna la clase y la cantidad de respuesta que el cuerpo produce para combatir el agente estresante. Dicho sencillamente, el hipotálamo -puente entre el cerebro y el sistema endocrino-, envía un mensaje a la glándula pituitaria, productora de hormonas, incrustada entre los huesos de la base del cráneo, para liberar HACT (hormona adrenocorticoide) en la corriente sanguínea. Esta señal apresta a la corteza adrenal -localizada encima de los riñones- a crear corticoides, otra hormona, desde el material crudo disponible. Estos corticoides son entonces enviados hacia los lugares del cuerpo donde se necesitan, para utilizarlas en todos los niveles posibles de defensa contra el agente estresante.

El gran logro en las metas de Selye fue la identificación del estrés basado en “leyes biológicas demostrables”. Este descubrimiento es remarcable por el hecho de que nadie lo había hecho antes. “Podría haberse descubierto durante la Edad Media –escribe Selye-, su reconocimiento no dependía del desarrollo de piezas complicadas de algún aparato, sino solamente de un estado mental imparcial, de un punto de vista fresco.

El legado

Con el conocimiento del SAG y del Sistema hipotálamo-pituitaria-adrenal, súbitamente fue posible comenzar a medir el papel del estrés en nuestras vidas, lo cual es precisamente lo que Selye y una multitud de investigadores han estado haciendo durante la última media centuria.

El investigador Selye publicó 33 libros y más de 1,600 artículos científicos, casi todos ellos sobre el tema del estrés.Entre sus muchos textos científicos, existen también manuales populares tendientes a educar acerca del estrés, el más popular fue The stress of life (El estrés de la vida), una explicación profunda del estrés y del origen del síndrome.

Selye trabajó como profesor y director, en el Instituto de Medicina Experimental y Cirugía de la Universidad de Montreal, de 1945 hasta su retiro en 1970. También se convirtió en líder filosófico, cuyos puntos de vista sobre la salud ayudaron a cambiar la manera de ver el cuerpo y la mente, en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Adoptó rápidamente el papel de representante del bienestar y se le pedía que hablara lo mismo a un grupo de religiosos que de médicos. Habló frecuentemente del valor del amor y de la importancia esencial de ayudar a otros para nuestro bienestar. Él no fue, en ningún momento de su carrera, como cualquier científico “normal”. Pero fue, a no dudar, un innovador y su influencia se extiende tras él. Hasta ahora, a casi veinte años de su muerte, estudiantes e investigadores continúan trabajando asiduamente en dar a conocer al mundo sus ideas.

Fuente: http://hypatia.morelos.gob.mx/no4/el_estres.htm

PREMIO AL BLOG “EXCELENCIA”

Este premio llega de la luz de mis ojos: Irlanda





El premio tiene las siguientes reglas a seguir:




Debes elegir a 5 Blogs – como máximo y mínimo los que desees – que consideres sean merecedores de este premio por lo el significado de su nombre, el cual es significativo conceptualmente por si mismo.



Cada premio otorgado debe tener el nombre de su autor/autora y el enlace a su blog para que todos los que deseen conocerlo lo visiten.



Cada premiado, debe exhibir el premio, colocar el nombre y enlace al blog de la persona que te ha premiado.



Premiado y premiador, deben exhibir el enlace de: PREMIO AL BLOG “EXCELENCIA”, para que todos sepan el origen de este premio al Blog premiado.



Exhibir estas reglas, puedes Copiar y Pegar si quieres, para hacerlo más sencillo, y reemplazar mis Blog Premiados por los tuyos.



Vistas las reglas, entrego este premio a la Excelencia, por orden alfabético a:



A Tuca




Gema Sánchez García, mis cosas…




Kiram




Mi Espacio & Mi Tiempo




Patricia Gomez, (Binah)



¡Felicitaciones a todas/os!



Marcial Candioti

Vivir 1.000 años – Ciencia – Biología – Genética

 001-aubrey-de-grey-pagina-principal-adg.jpg

¡Que cumplas doscientos años más!Cuenta el Génesis que Adán, el primer hombre, murió a los 930 años. Una longevidad que hemos heredado sus descendientes sólo como un anhelo, impreso en nuestro subconsciente, irremediablemente insatisfecho. La persona más longeva que se conoce desde que existen datos fiables es la francesa Jeanne-Louise Calment, que murió el 4 de agosto de 1997, a los 122 años y 164 días de edad. Una edad inalcanzable para la mayoría, aunque, en el último siglo, la esperanza media de vida se ha más que duplicado, situándose hoy, en los países desarrollados, en los 83 años para las mujeres y 77 años para los hombres.La potabilización del agua, una mayor higiene y algunos descubrimientos médicos clave (como la penicilina y las vacunas) han hecho posible este pequeño milagro de vivir unas décadas más y en mejores condiciones. Pero estos avances están lejos de satisfacer nuestra profunda aspiración a una juventud perpetua. Los progresos recientes en biología, la ingeniería genética y el despegue científico de la gerontología abren, sin embargo, nuevas expectativas. ¿Podremos alcanzar la longevidad mitológica que describen los relatos de ciencia-ficción?

“La muerte no es una consecuencia necesaria de la vida. Hay sistemas biológicos que no mueren. Los cnidarios, por ejemplo, viven en el mar indefinidamente siempre que no se altere su medio”, comenta Carlos Martínez, presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Al contrario que estas criaturas acuáticas, los humanos somos animales de gran actividad metabólica y esto complica mucho las cosas, aunque no desalienta a los científicos que investigan sobre distintas dianas relacionadas con el envejecimiento, bastante prometedoras. Una de las vías de investigación que ha dado resultados más claros, explica Martínez, es la de la dieta hipocalórica.

David Sinclair, investigador de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), es uno de los abanderados de esta vía. Sinclair trabaja con ratones y ha podido comprobar cómo manteniéndolos con una alimentación escasa (que en los humanos equivaldría a unas 1.800 calorías diarias para hombres y 1.500 para mujeres) viven más. Sinclair ha identificado el papel crucial de una proteína (sirtuina) en este proceso y ha localizado el gen que la controla. De esta forma, ha abierto la vía a crear nuevos fármacos que actúen sobre el gen en cuestión de manera que el organismo reaccione como si realmente estuviera bajo una dieta hipocalórica sin estarlo.

¿Cuántos años más podríamos ganar por este camino? Nadie se atreve a dar cifras. Salvo Aubrey de Grey, investigador independiente de la Universidad de Cambridge, que se atreve a predecir un futuro de humanos milenarios, siempre que se consiga reparar la maquinaria humana deteriorada por el paso del tiempo.

A su juicio son siete las causas del envejecimiento, y ha diseñado un programa, SENS (en español, algo así como Estrategias de bioingeniería contra el envejecimiento innecesario), para combatirlas una a una. Las siete culpables de nuestra decadencia son la pérdida de células, la acumulación de células, las mutaciones en el núcleo celular, las mutaciones en la mitocondria, la acumulación de basura dentro y fuera de la célula y la acumulación de conexiones químicas indebidas en el material que sostiene a las células.

Aubrey De Grey sostiene que si somos capaces de reparar todos los destrozos causados en ese proceso (además de reponer las células que se pierden y resolver el problema de las que se acumulan indebidamente), viviremos para siempre. Manteniendo, además, el esplendor de la juventud. ¿Cuándo se realizará ese milagro? “En los próximos 10 años lograremos probablemente rejuvenecer ratones de media edad, alargando sus vidas al doble o al triple. Con estos resultados, nuestro proyecto dejará de ser criticado por los científicos, y nos lloverá el dinero para seguir investigando”, declara por correo electrónico.

De Grey no promete alargar cientos de años nuestras vidas de la noche a la mañana. Pero, si vivimos para verlo, la sucesión de descubrimientos nos permitirá ir ascendiendo peldaños en la escalera de la longevidad.

Sin embargo, los científicos consideran simplista su análisis. Y en cuanto a la ordenada lista de las causas de nuestra progresiva decrepitud, tampoco genera credibilidad. “Es cierto que el envejecimiento se produce por una acumulación de daños en los tejidos, en eso están todos los investigadores de acuerdo; lo que aún no está tan claro es cuál es la naturaleza de este daño”, opina Manuel Serrano, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). “Para algunos, es la oxidación de las proteínas, para otros, la oxidación del ADN, o las roturas del ADN; otros argumentan que es la pérdida de telómeros, o la pérdida de células madre, etcétera”. Dicho en otras palabras, “faltan por definir las causas fisiológicas del envejecimiento”. No obstante, el panorama se aclarará, asegura Serrano, en las próximas dos décadas.

Un plazo imprescindible, sobre todo porque esta cura del envejecimiento que propone De Grey pasa por encontrar un remedio efectivo al cien por cien para uno de los grandes asesinos de nuestro tiempo: el cáncer. Él tiene ya su propia fórmula, que consiste en impedir la proliferación del tumor eliminando los genes que controlan la telomerasa, enzima clave en este proceso. “Eliminar la telomerasa no es una garantía de protección absoluta contra el cáncer. Los tumores se pueden formar sin ella aunque de manera menos eficiente”, señala María Blasco, investigadora del CNIO y experta en este apartado de la biología molecular. Además, añade, “la telomerasa es un gen de longevidad y, por tanto, para extender la vida lo que habría que hacer es aumentar su actividad de manera controlada”, sin dar tiempo a la formación del tumor.

Serrano no niega la hipótesis de que en un futuro sea posible alargar sustancialmente la vida humana. “De hecho, no hemos dejado de alargarla desde los tiempos de Atapuerca”, subraya este científico, que le concede a De Grey el mérito de haber propiciado un cambio en la perspectiva desde la que se mira el envejecimiento. Que, a fin de cuentas, “es un problema de salud producido por una pérdida sistémica de función”, para el que quizás haya un día soluciones médicas.

En esta convicción trabajan también la biogerontóloga Ana Navarro y su equipo de la Universidad de Cádiz, que experimentan con ratones los efectos de distintos tratamientos. Navarro ha probado con éxito una combinación de dieta hipocalórica, vitamina E, alta actividad neurológica y ejercicio físico moderado. Aun así, nadie se atreve a hablar de fechas en este proceso ni mucho menos a prometer plazos de ampliación de la vida humana. Son demasiadas las vías prometedoras que han desembocado en un desierto de resultados.

Pongamos el caso de los antioxidantes. Bruce Amis, que lanzó la hipótesis de la oxidación, ha seguido trabajando sobre el impacto de algunas sustancias antioxidantes en el proceso de envejecimiento. Pese al éxito relativo de sus experimentos, sin embargo, no han podido probarse en humanos. Y no hay estudio alguno que demuestre que el consumo de antioxidantes alargue la vida, aunque el mercado cosmético ha sacado sustancioso partido al término.

“Encuentro más futuro en los trasplantes, que han tenido un desarrollo enorme en los últimos tiempos”, apunta Jaime Miquel Calatayud, gerontólogo y padre también de la hipótesis de la oxidación, que trabajó para la NASA en los años sesenta como jefe de neuropatología experimental. Calatayud investigó los efectos de la ingravidez en el organismo de los animales, en cierto modo similares a los que produce el envejecimiento. Pero se muestra escéptico cuando se le mencionan las posibilidades de la regeneración celular. “La dificultad está en regenerar las neuronas, donde se acumula la memoria y la identidad de un individuo”.

José Manuel Ribera Casado, catedrático de Geriatría de la Universidad Complutense y jefe de Geriatría del hospital Clínico de Madrid, se enfrenta a diario en su consulta con una realidad muy alejada de las soñadoras teorías de Aubrey de Grey, que a él le parecen ciencia-ficción. “La realidad es que la esperanza de vida máxima se mantiene en el mismo tope más o menos desde hace 1.000 años. Lo único que ha mejorado de manera significativa es la esperanza de vida media, que es un concepto estadístico distinto. Hasta ahora lo único que frena la vejez es la muerte”, comenta, cáustico.

Ribera tiene claro que los cambios que se asocian al envejecimiento intrínseco son, hoy por hoy, inalterables. “Vienen predeterminados por nuestro patrón genético, y se asocian a un uso que genera gasto. Los órganos se van desgastando; en ese desgaste se manifiesta el reloj biológico. La oxidación que provoca radicales libres también es un factor intrínseco”. Luego están los factores extrínsecos: la huella de alguna enfermedad, la alimentación, el tipo de vida que se lleva, etcétera, que sí se pueden modificar.

Como geriatra, o gerontólogo clínico, este facultativo apuesta sobre todo por la prevención y el avance médico. “Hoy por hoy es la única vía eficaz para retrasar el envejecimiento. Si vivimos más es porque han mejorado aspectos que tienen que ver con la prevención. Las vacunas contra la polio, contra la viruela, contra la gripe, prolongan la vida; los fármacos que previenen las recaídas en ciertas patologías, también. Y, por supuesto, la dieta es importante, evitar la malnutrición y la obesidad, paliar el déficit de vitaminas y de calcio en las personas mayores tendría consecuencias enormes. Luego está la actividad física, que se ha demostrado crucial”.

Fuente:http://www.elpais.com/articulo/sociedad/cumplas/doscientos/anos/elpepisoc/20080224elpepisoc_1/Tes







Video: REDES ¿Por qué nos engaña el cerebro? 1de2 y 2de2

 “Nuestro cerebro nos engaña. Muchas más veces de lo que imaginamos. Nos engaña cuando recordamos y cuando pensamos en nosotros mismos. Cuando soñamos y cuando percibimos la realidad que nos rodea.Nuestro cerebro finge, adultera, falsifica.Pero tiene buenas razones para hacerlo. Para nuestro cerebro es más importante contarnos una historia consistente que contarnos una historia verdadera. Tiene muy claro que el mundo real es menos importante que el mundo que necesitamos.
¿Qué parte es real y cual reinventada? Y la memoria, ¿qué papel juega? Los humanos, ¿somos producto de la memoria o de nuestra imaginación? Estas y otras apasionantes preguntas sobre el cerebro, la memoria y la realidad serán algunas de las cuestiones que se abordarán en el programa. Para desvelar algo más sobre el funcionamiento del cerebro humano Eduardo Punset entrevista a Stephen Rose, prestigioso neurobiólogo y director del Brain and Behaviour research Group at the Open University of UK.”

Nota del Blog: La explicación precedente esta copiada de ´´Acerca de este Video¨ en You Tube. Cordialmente, Marcial Candioti.











S.I.D.A.: MANIPULACION – PUBLICIDAD: ¿Por qué la ONU infló las cifras del sida?

Desde hace tiempo se viene denunciando que en muchísimos casos se diagnostica como SIDA lo que es simplemente hambre, ya que no se hace análisis del virus sino sólo en base a los síntomas (bajas defensas, enfermedades oportunistas, etc).

Es una vieja estrategia del sistema imperialista la de cambiar el nombre a los problemas para desviar la atención y no ir a las causas. Siendo el virus del sida un gran drama que requiere de solución inmediata, resulta un culpable muy conveniente para achacarle el mayor problema de la humanidad: el hambre provocada por un sistema capitalista salvaje en beneficio de una minoría.

Esta estrategia tiene además las “ventajas” de generar millones de inversiones públicas para “abaratar” los medicamentos y engrosar los beneficios de las farmacéuticas, además de culpabilizar sucintamente a los propios hambrientos de su situación, permitir a los políticos hacerse la foto solidaria y comprometida y colar de paso sus políticas anti-natalistas como “lucha contra el sida”.La manipulación de la opinión pública que el sistema imperialista practica pasa siempre por invocar un principio loable (sea la lucha contra el sida o ahora el Cambio Climático), basado en un problema cierto, pero desviar la atención de sus verdaderas causas y así presentar “SU SOLUCION” como la única posible: más capitalismo.

Es el bombero pirómano.En el sida es evidente la opción pro-fármacos y pro-condon frente a una educación sexual integral y la mejora de las condiciones sanitarias y alimentarias de la población.

En el cambio climático se trata de fomentar el negocio del bio-diesel (que ya está provocando más hambre) y las nucleares, dentro de una guerra entre las naciones poderosas por el control de la energía.

Con charlas ecológicas a 200.000 euros cada una, ni se plantea realmente cambiar el modelo económico de los países enriquecidos, ni mucho menos el modo de vida.¿Denunciar estas mentiras es estar en contra de los verdaderos enfermos de SIDA o contra la agresión medioambiental?

No nos dejemos engañar, pensemos con cabeza propia y actuemos en consecuencia.

NUEVA YORK, 22 Nov. 07 / 01:01 am (ACI).- Tras mucho tiempo de ofrecer estadísticas exageradas y no acordes con la realidad, finalmente el Programa de las Naciones Unidas para la lucha contra el SIDA (UNAIDS) admitió haber inflado las cifras de quienes padecen esta enfermedad en todo el mundo.

Según algunos analistas como los de LifeSiteNews.com, esta estrategia habría estado beneficiando a la masiva industria del SIDA que constantemente solicita más fondos.

El martes pasado, se presentó el informe anual de UNAIDS. En él se admite que han disminuido las cifras de la pandemia del HIV/SIDA debido, básicamente, a “la fuerte evidencia utilizada por los expertos científicos en SIDA con la que demuestran que los métodos de la agencia (UNAIDS) para predecir el curso de la epidemia no eran adecuados”, indica LifeSiteNews.com.

El Dr. James Chin, antiguo jefe del Programa de SIDA de la Organización Mundial de la Salud entre 1987 y 1997; y los doctores Edward Green y Daniel Halperin, antiguos miembros de los equipos de USAID para el SIDA, “acumularon y publicaron buena parte de la evidencia que eventualmente forzó a las Naciones Unidas a admitir públicamente los serios errores en sus números sobre el SIDA”, indica el sitio pro-vida.

The Washington Post precisa además que para el Dr. Chin los nuevos números de UNAIDS están todavía muy altos. Él afirma que en el mundo hay 25 millones de enfermos de SIDA, mientras que UNAIDS dice que son 33 millones. “Si están saliendo con 33 millones, se están acercando.

Es alto, pero ya no es más descabellado”, dijo el experto al diario estadounidense.De acuerdo a UNAIDS, la reducción en las cifras se debe a información más acertada proveniente de La India, en donde el número de enfermos de HIV/SIDA ha descendido de seis millones a tres, así como de varios países del África subsahariana.

De otro lado, Helen Epstein, autora de un reciente libre sobre la lucha contra el SIDA, dijo al Washington Post que dentro de la ONU “había una tendencia al alarmismo, que tal vez encaja con cierta agenda para recaudar fondos”.

Fuente: http://www.solidaridad.net/noticias.php?not=4925 

Genética: La generosidad “estaría en los genes”

Algunas personas podrían estar genéticamente destinadas a tener una personalidad generosa, sugiere una nueva investigación israelí.

Un total de 203 personas participaron en una tarea a través de Internet en la que cada uno de ellos tenía que escoger entre dar dinero a otros o quedarse con él.

Pruebas genéticas revelaron que aquellos que tenían ciertas variantes de un gen denominado AVPR1a tenían en promedio, casi 50% más tendencia a dar dinero.

El estudio realizado por la Universidad Hebrea de Jerusalén, aparece en la publicación científica en línea, Genes, Brain and Behavior.

El líder de la investigación, el doctor Ariel Knafo, señaló que: “El experimento sirvió como primera evidencia, desde mi conocimiento, para establecer una relación entre la variabilidad del ADN y el verdadero altruismo en los humanos”.

El gen AVPR1a juega un rol fundamental al permitirle a una hormona denominada arginina vasopresina (AVP), actuar sobre las células cerebrales.

La vasopresina a su vez, ha sido vinculada al establecimiento de lazos afectivos y sociales.

Los investigadores encontraron un mayor altruismo en los participantes que tenían una específica y fundamental sección de este gen -que recibe el nombre de promotor- más grande.

El promotor es la región que determina que tan activo es un gen. En este caso, un promotor más grande provoca que el gen sea más activo.

Una larga historia

Los investigadores señalan que una versión del AVPR1a también existe en ratas en donde también promueve el establecimiento de lazos sociales.

Este factor, sostienen los expertos, sugiere que el altruismo ha estado arraigado desde hace mucho tiempo en la historia genética.

El doctor George Fieldman, un académico experto en psicología en la Buckinghamshire New University, indicó que la presencia de genes que promueven el altruismo y el establecimiento de lazos sociales tenía sentido desde el punto de vista evolutivo.

Fieldman señaló que el éxito del altruismo como estrategia tenía su origen en la idea de que una buena hazaña tendía a ser correspondida.

Sin embargo, las probabilidades de que esto suceda entre extraños fueron más bajas que entre la gente que se conocía entre sí.

Por lo tanto, el impulso para crear lazos sociales y hacer nuevos amigos fue importante.

El doctor agregó que: debido a que “la sociedad se complica cada vez más, probablemente sea más importante ser altruista y cooperar ahora, que a lo largo de nuestra historia ancestral”.

Fuente: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_7135000/7135298.stm

















La vida y sus sorpresas ♥

Cada detalle de la Vida Cuenta como Amor

El Rincón de Ro

Desde mi perspectiva todo es DIFERENTE y nada es CASUALIDAD..!!

EL RINCÓN DE PENSAR

Expresa tus emociones

El rincón del muro

Vine , vi y escribí

Ene Reflexiona

Experiencias, reflexiones y pensamientos de un loco mas en este mundo de cuerdos

El Rincón de Suenminoe

En el soñador vida y sueño coinciden

Aspirante a poeta De León Isamar

Poesías, poemas, relatos, o simplemente palabras que dicen algo y aún no son catálogadas. ¿Qué etiqueta lleva la palabra que sale del alma?

COMMEMEMUCHO

Recetas de cocina casera de toda la vida, sabrosas, asequibles y sencillas

Cooperación con Alegría, el blog de Iñaki Alegría

Atrévete a descubrir una nueva mirada de la cooperación - Por un mundo de igual a igual

Optimistic Life

The essence of Poetry📚

Aakashsoyanthone

Aakashsoyanthone

baadal_hillboy_explores

#baadal #blog #blogger #wild #nature #happy #love #motivation #explore #discoverearth #clouds #sun #sky #water #earth #flower #tags #amazing #beauty #kiss #love #life #missing #moments #mudisgood #mudhouse #kacchahouse #thatched #heaven #kashmir #beautiful #love #heart #adventure #california #camping #camp #summer #sun #sky #blue #red #adventure #camp #camp #bridge #himalayas #kashmir #bhaderwah #snow #fishing #valleys #logs #adventure #fun #leh #ladakh #himachalpradesh #himachal #delhi #india #adventuretime #woods #california #australia #enfield #england #summer #ice #water #wanderlust #sunset #sunrise #life #lifestylephotography #amazing #world #landscape #mountains #hills #forests #follow #follow #yellow #morning #motivation #peace #travel #life #picoftheday #cute #adventuretime #good #culture #nearextinct #transformation #preserve #our #culture #new #generation #foodstagram #chula #fire #rootingforyou #outdoors #wild #yoga #culture #goodmorning #life #bestoftheday #beautiful #amateurphotography #photooftheday #yourshotphotographer #wild #free #happyday #adventuretime #lifestylephotography

Ushma Patel

When the green woods laugh with the voice of joy, And the dimpling stream runs laughing by; When the air does laugh with our merry wit, And the green hill laughs with the noise of it.

Redalmados

Educación, Discapacidad, Psicología, Orientación, Curiosidades y mucho más

Antes y a partir de él...

Un poco de mi... lo que muy pocos saben y lo que casi nadie se imagina!!

Educa en felicidad

"Mantén tu cara siempre hacia el sol y las sombras caerán detrás de ti" . Walt Whitman

Chaotic Shapes

Art and Lifestyle by Brandon Knoll

umaverma12

Inner-peace is necessary to overcome of all the pain.

Blog contra el estigma y las injusticias

Relatos, ensayos y poemas contra la idea equivocada del estigma y las injusticias

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

DICARNOS

Esta es la libreta de mi alma

Rhythm

Music Is Heart, Words Are Beats.

Blogracho

y alcoholizado de palabras

Namasté “Al servicio del ser humano”

Hogar de inspiración personal, conexión con tu alma y con la de otr@s much@s...

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

De Paseo por la Vida

#Enfermero en el Hospital Central de Chihuahua. Prometido con Karla. Quiero un México más limpio.

SOPACONFIDEOS_

Economía para todos!

Los desayunos de Amarela

Diario Jam session y otras mermeladas

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Derecho con Adela

La vida se hizo para ser feliz. Me apasiona la moda, la cultura y todo lo que esté en tendencia. Un postre siempre cae bien.

22:22

Faça um desejo

swati

The best vision is insight

Misecretosdehoy

Qué bonita la vida.