MENSAJES DE REFLEXION – MENSAJES POSITIVOS: Los pensamientos positivos capacitan

Foto: energiacraneosacral.com

Los pensamientos positivos son los únicos que nos permiten acumular fuerza interior y nos capacitan a ser constructivos.

Los pensamientos positivos son los que siempre dan beneficio en todas las situaciones sin atraparnos en la apariencia externa de una situación.

Pensar positivamente no significa que ignoremos la realidad a nuestro alrededor y pretender vivir en lo irreal o pretender ser otro.

Pensar positivamente significa ver los problemas y reconocer su realidad, pero al mismo tiempo ser capaces de encontrar soluciones a ese problema.

A menudo, esto requiere tolerancia, paciencia y sentido común. Es fácil ser pesimista, así como ser optimista, pero necesitamos ser muy cuidadosos y maduros si queremos ser realistas.

Una persona que piensa positivamente será consciente de las debilidades de los demás a su alrededor pero aún así dirigirá su atención hacia las buenas tendencias de los demás.

Los pensamientos positivos nos dan el sentimiento de sentirnos contentos interiormente y gracias a esto nuestras expectativas hacia los demás disminuyen cada vez más. Esto no significa que no nos importen, sino que dejamos de pedirles amor, respeto, reconocimiento, etc. y hacemos que la relación sea más ligera. Éste es el mejor método para crear relaciones duraderas y armoniosas.

También cuando estamos contentos interiormente tenemos la fortaleza para aceptar a los demás tal como son sin querer cambiarles como nosotros pensamos que sería correcto. Junto a esto somos capaces de darnos tal como somos, con nuestros talentos positivos y nuestras limitaciones, sin pretender otra cosa.

Anthony Strano

FUENTE ORIGINAL: VIDA POSITIVA

Fuente: artenara

MENSAJES DE REFLEXION: MEDITACION EN LA LUZ

Siéntate con la columna erguida, sobre los isquiones, los ojos cerrados, hombros hacia abajo y relajados y el pecho abierto. Comienza a respirar lenta y profundamente por la nariz, enviando el aire a la parte baja de los pulmones. Cuenta hasta 3 en cada inspiración, retención y exhalación del aire. Siente en tu abdomen el movimiento del aire.

Piensa en cada parte de tu cuerpo, una a una, y relájalas conscientemente, comenzando por los deods de los pies hasta llegar a la cabeza, el chacra superior que conecta el micro y el macrocosmos.

Luego, concéntrate en el punto que se encuentra entre tus ojos, el entrecejo, y allí visualiza una luz. Si no logras visualizar la luz facilmente, puedes ayudarte con una vela. Mira fijamente la luz de la vela encendida, y luego al cerrar los ojos, la imagen de la luz quedará allí.

Comienza por llevar esta luz hacia el centro de tu cabeza, ilumina tu mente para que tus pensamientos sean siempre puros y bellos.

Lleva la luz hacia tus oídos para siempre escuchar lo bueno, luego llévala a tus ojos y piensa en ver siempre solo lo bueno en las personas, en las situaciones, en la vida.

Lleva ahora esta luz a tu boca, para que todas las palabras que de ella salgan sean siempre sagradas y puras, piensa en que nunca una palabra tuya dañará o hará sentir mal a otro.

Luego lleva la luz a tu nariz, respira profundo, siente que inhalas luz, tus pulmones se llenan de luz, y que de ahora en más cada vez que respires, vas a purificar y sanar tu cuerpo.

Llena toda tu cabeza de luz, cada parte, por dentro y por fuera, y luego comienza a bajar hacia el cuello, llena el cuello y hombros de luz, siente como se relajan aún más.

Continúa bajando esta luz por los brazos y manos. Visualízalos llenos de luz y pide que todo lo que hagan tus manos sea para servir a los demás, que nunca dañen, sino que ayuden.

Lleva la luz ahora hacia las piernas y pies, y visualízalos llenos de luz, y pide que siempre te lleven donde te necesiten, donde puedas servir.

Trae ahora la luz a tu abdomen, y visualiza cada órgano que allí se encuentra, lleno de luz. Una luz sanadora y purificadora.

Por último, lleva la luz al centro del pecho y llena de luz tu corazón, que al llenarse de luz, se llena de más y más amor. Y comienza a expandir este amor desde el corazón, a tus seres queridos, visualízalos llenos de luz, y envíales todo el amor.

Luego llena de luz toda tu casa y luego a toda la ciudad. Visualiza todo el país lleno de luz, y luego todo el mundo como una gran bola de luz.

Por último visualiza todo el Universo lleno de luz, siéntete parte de él, ya no hay diferencia entre tu y el Universo entero, Todo es luz, todo es Amor, Todo es Uno.

Fuente: www.claudiomdominguez.com.ar

Gentileza, JML

FUENTE: VIDA POSITIVA

Mensajes Positivos – Mensajes de Reflexion: Mi Padre

utilizado 2

Mi padre se llamaba Moisés. Era hijo de Miguel y de Lea. Fue hermano de Marcos y de Rubén. Fue el marido de Miriam. Fue el padre de Horacio y de mí. Era el abuelo de Iván y de Javier. Cuando murió, hace dos días, tenía 85 años.
Mi padre no fue un gran hombre. Pero hacía el más sabroso café con leche que jamás probé. Nos los preparaba cada mañana a Horacio y a mí, cuando íbamos al colegio, y nos los servía con unos enormes panes con manteca y dulce.Mi padre no fue un gran hombre. Pero pelaba las naranjas como nadie. Las dejaba sin un rastro de ollejo, brillosas, lisas, tentadoras. Yo no quería comer naranjas si no las pelaba él.Mi padre no fue un gran hombre. Pero llenó de libros nuestra casa de la infancia y los dejó absolutamente a nuestro alcance. Nunca dijo ‘ese libro no es para vos’. Y así aprendimos a amar la lectura desde chicos. Todavía hoy leo como entonces, como él. Con voracidad, con desorden, con placer. Mi casa está llena de libros, las bibliotecas son los muebles principales.Mi padre no fue un gran hombre. Pero a los 84 años aprendió a hacer señaladores de cuero, con sus dedos agarrotados, y me regaló uno, simple, bello y austero, con el que hoy guío mis lecturas.
Mi padre no fue un gran hombre. Pero cuando yo tenía 10 años y Horacio 7 y vivíamos en La Banda, Santiago del Estero, compró entradas y un 9 de julio nos llevó a la cancha del Club Mitre a ver a River, que venía de gira. Seguimos el partido subidos a un sulky, porque no había lugar para nadie. Fue la primera vez que vi a River, y lo vi con Carrizo, con Lostau, con Labruna, con Pérez, con Pipo Rossi. Mi padre era hincha de Independiente, nosotros nos hicimos de River.
Mi padre no fue un gran hombre. Pero nos llevaba cada domingo a la cancha a ver a Central Argentino, de La Banda, a pesar de que él era hincha del eterno rival, Sarmiento. Y hasta se alegraba con nosotros si ganaba Central.
Mi padre no fue un gran hombre. Pero una tarde de mi adolescencia, en la trastienda de la farmacia que él y mi madre tenían en La Banda, me explicó cómo se hacían los chicos. Tartamudeaba y estaba rojo y sudoroso. Yo ya sabía, pero me fascinó su explicación.
Mi padre no fue un gran hombre. Pero cuando hice mi viaje de egresado, en tren desde Santiago a Mendoza con mis compañeros del Colegio Nacional Absalón Rojas, me llamó aparte en el andén y me dio tres preservativos. ‘Tomá, por si los necesitás’, me dijo. Y otra vez estaba rojo y sudoroso.
Mi padre no fue un gran hombre. Pero un día, cuando cumplí doce años, se apareció en casa con el curso de dibujo de Los Doce Famosos Artistas como regalo. Y yo, que amaba las historietas, tuve como profesores a Hugo Pratt, a Alberto Breccia y a otros así.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero cuando me acariciaba, y me acariciaba mucho, tenía las manos tibias; y cuando me besaba, y me besaba mucho, tenía los labios suaves y húmedos.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero un día, cuando un chico más grande que yo, uno de los pesados de la cuadra, me estaba dando una paliza en plena calle, él apareció de la nada y cagó a patadas en el culo a mi enemigo.

Mi padre no fue un gran hombre. No me enseñó a manejar, pero resultó lo bastante confiado como para dejar las llaves del auto a mi alcance, de manera que una siesta las agarré, subí al Fiat 1500 verde y debuté por mi cuenta paseando durante dos horas, maravillado de que semejante artefacto respondiera a mis movimientos. Cuando se lo conté, mi padre sonrió casi complacido, casi aliviado.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero venía a verme cuando yo jugaba al basquet en los infantiles y en los cadetes del Club Olímpico y, al principio, me llevaba a los entrenamientos, y a mi hermano también. Y aunque él era un patadura, yo, creo, jugaba para él, para que él me admirara.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero, aunque jamás aprendió a andar en bicicleta, me sostuvo en la mía y no me soltó hasta que pude mantener el equilibrio por mí mismo. Y yo sabía que no me iba a dejar caer.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero lagrimeaba de orgullo cuando nos presentaba a Horacio y a mí y decía ‘Estos son mis hijos’. Lo decía con el mismo énfasis cuando éramos chicos y cuando nos hicimos hombres.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero nadie sabía contar ‘El patito feo’ como él. Y nadie tuvo su paciencia para narrármelo una y otra vez, siempre con el mismo entusiasmo, cada siesta y cada noche de mi niñez temprana, respetando mi necesidad de volver a oír mi cuento favorito.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero todavía a sus ochenta y pico era capaz de poner inyecciones como nadie, sin que sintieras ni el pinchazo ni el dolor. Muchas veces preferí inyecciones a otro remedio, porque sabía que estaba él para ponerlas.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero descubría siempre los mejores chocolates.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero hasta el último domingo de su vida leyó el diario de pe a pa y era un interlocutor informado y apasionado de los sucesos del mundo y de la vida.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero amaba el cine y las películas y nos enseñó a amarlas junto a él; nos llevaba a las matinés del cine Renzi y a los estrenos del Petit Palais, del Grand Splendid, del Select o del 25 de Mayo. Disfrutaba como un chico de las de cowboys y hacía el sacrificio de llevarnos cinco días seguidos a ver ‘La Cenicienta’ o ‘Sansón y Dalila, con Víctor Mature y Hedy Lamar. Ahora, en sus últimos tiempos, seguía contando escena por escena, como un personaje de Manuel Puig, cada película que veía en el cable, y lloraba de emoción o de bronca, según fuera una escena de amor o de injusticia.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero era el mejor público para contarle un chiste. No había que hacer grandes esfuerzos narrativos, él se descomponía de risa por el sólo hecho de saber que era un chiste.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero cada vez que mi madre se lo pedía era el mejor ayudante de cocina. Nunca vi a nadie batir claras a nieve, como él. A mano.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero tenía la letra más bella y firme que yo conozca. Me fascinaba ver cuando escribía cartas, cuando firmaba boletines o cuando hacía los discursos que después leía en las reuniones de la colectividad judía santiagueña; yo observaba hipnotizado cómo iba surgiendo sobre el papel el dibujo de su caligrafía y cómo él mismo disfrutaba mientras su mano cobraba velocidad, calor e inspiración.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero me enseñó, con sus actos, que un hombre sí puede llorar. El lloraba de emoción o de dolor.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero supo despedirse antes de partir. El domingo a las cinco de la mañana me desperté y no pude volver a dormir por un largo rato. Era una hora silenciosa y quieta. De marea en baja. Entonces supe que, en la sala de terapia intensiva del hospital, él estaba muriendo. Que me despertaba suavemente, como cuando en las mañanas frías del colegio se acercaba a mi cama, me tocaba suavemente el hombro y me decía, en un susurro, ‘Pichu…arriba’. Y que esta vez lo hacía para despedirse. En mi cama, en la oscuridad, no luché contra el insomnio, simplemente me despedí de él, le deseé buen viaje, le agradecí lo que tenía que agradecerle y le hice saber que, por mi parte, no había cuentas pendientes entre nosotros. Ninguna. Me dormí nuevamente a las siete y el teléfono sonó a las ocho para pedirnos que fuéramos con urgencia al hospital. Entonces le dije a Marilén: ‘Mi Viejo murió hoy a las cinco y media, es eso lo que nos van a informar’. Un par de horas después, nos entregaron un certificado de defunción que decía: ‘hora del fallecimiento: 5:30’.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero enfrentó a la muerte entero y vivo. Peleó con sabiduría, conocedor de que la batalla sería posible mientras hubiera equivalencia. Cuando sintió que ya estaba, que había hecho lo suyo, que las reglas de juego habían dejado de ser parejas, dijo basta. No lo dijo como un derrotado. Había comido una porción de las grandes (como a él le gustaban) de la vida; su último año y medio había sido de placer, de reivindicación y de buena vida. Entonces decidió que estaba a punto y murió. En su muerte, fue un modelo. Y no es poca cosa.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero murió como un señor. Sin degradarse, sin deterioro, sin corromperse, como una persona íntegra y consciente. No huyó, no tuvo miedo, llegó vivo a su muerte. Y cuando lo vimos, antes de ocupar su cajón, su rostro era plácido, pacífico, como quien sueña sueños íntimos y felices o como quien observa deslumbrado algo que lo hará feliz pero de lo que no quiere hablar. Era, en ese momento y en ese lugar, en la morgue del hospital, nada menos, un viejo hermoso y sereno. Así nos despidió. Soltándose, soltándonos.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero fue honesto.

Mi padre no fue un gran hombre. Pero fue amoroso.

Mi padre no fue un gran hombre. Y no importa. Los grandes hombres ocupan, a veces, demasiado lugar. Asfixian. Y son acreedores de deudas que nos hacen la vida más pesada. Visto así, por suerte, mi padre no fue un gran hombre. En muchas cosas fue sólo un pequeño hombre. Pero más allá de todo fue algo más difícil y más importante.

Mi padre fue un buen hombre. Agradezco eso. Gracias, papá, por tu vida.

Sergio Sinay 1 de junio de 1999, el día después del entierro de mi padre

Fuente: http://www.vidapositiva.com/






Mensajes de Reflexion – Mensajes Positivos: Que tengas un poco de todo

022

Sensibilidad: Para no pasar indiferente ante las bellezas de la vida.

Coraje: Para dejar tu timidez a un lado y poder realizar lo que tienes en mente.

Solidaridad: Para no pasar indiferente ante el sufrimiento de la humanidad.

Bondad: Para no desviar los ojos de quien te pide una ayuda.

Tranquilidad: Para cuando llegue el fin del día, puedas dormir como un ángel.

Alegría: Para que la distribuyas, colocando una sonrisa en el rostro de alguien.

Humildad: Para que reconozcas aquello que no eres.

Amor Propio: Para que puedas percibir tus cualidades y te guste lo que veas por dentro.

Fe: Para guiarte y mantenerte de pie.

Sinceridad: Para que seas verdadero, gustes de vos mismo y vivas mejor.

Felicidad: Para que la descubras dentro tuyo y la des a quien la necesite.

Amistad: Para que descubras que quien tiene un amigo, tiene un tesoro.

Esperanza: Para creer en la vida y sentirte un eterno niño.

Sabiduría: Para comprender que sólo existe el Bien.

Deseos: Para alimentar tu cuerpo, dando placer a tu espíritu.

Sueños: Para alimentar tu alma todos los días.

Amor: Para que tengas a alguien a quien amar y sentirte amado. Para que desees tocar una estrella y sonreír por la luna. Para que sientas que la vida es bella. Para que descubras que existe un sol dentro tuyo. Para que seas feliz cada amanecer y sepas que, el Amor es la razón mas grande para vivir.

Gentileza, Marian Benedit – Argentina –

FUENTE: VIDA POSITIVA







Mensajes de Reflexion – Mensajes Positivos: El saco de carbón

 034

Un día, Jorgito entró a su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto. Su padre, lo llamó. Jorgito, le siguió, diciendo en forma irritada:

Papá, ¡Te juro que tengo mucha rabia! Pedrito no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas de matarlo!

Su padre, un hombre simple, pero lleno de sabiduría, escuchaba con calma al hijo quien continuaba diciendo:

– Imagínate que el estúpido de Pedrito me humilló frente a mis amigos. ¡No acepto eso!..Me gustaría que él se enfermara para que no pudiera ir más a la escuela.

El padre siguió escuchando y se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa, de donde tomó un saco lleno de carbón el cual llevó hasta el final del jardín y le propuso:

– ¿Ves aquella camisa blanca que está en el tendedero? Hazte la idea de que es Pedrito y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a él. Tírale todo el carbón que hay en el saco, hasta el último pedazo. Después yo regreso para ver como quedó.

El niño lo tomó como un juego y comenzó a lanzar los carbones pero como la tendedera estaba lejos, pocos de ellos acertaron la camisa.

Cuando, el padre regresó y le preguntó:

– Hijo ¿Qué tal te sientes?

– Cansado pero alegre. Acerté algunos pedazos de carbón a la camisa.

El padre tomó al niño de la mano y le dijo: – Ven conmigo quiero mostrarte algo.

Lo colocó frente a un espejo que le permite ver todo su cuerpo. ¡Qué susto! . Estaba todo negro y sólo se le veían los dientes y los ojos. En ese momento el padre dijo:

– Hijo, cómo pudiste observar la camisa quedó un poco sucia pero no es comparable a lo sucio que quedaste tú. El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros. Por más que queremos o podamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos y la suciedad siempre queda en nosotros mismos.

Ten mucho cuidado con tus pensamientos porque ellos se transforman en palabras.

Ten mucho cuidado con tus palabras porque ellas se transforman en acciones.

Ten mucho cuidado con tus acciones porque ellas se transforman en hábitos.

Ten mucho cuidado con tus hábitos porque ellos moldean tu carácter.

Y ten mucho cuidado con tu carácter porque de él dependerá en gran medida tu destino.

 

Gentileza, Regina Cardona Cortina – México .

 

FUENTE: VIDA POSITIVA







Mensajes Positivos – Mensajes de Reflexion: Ser feliz…

utilizado 1

Puedes tener defectos, vivir ansioso y estar irritado algunas veces, pero no te olvides de que tu vida es la mayor empresa del mundo.Solo vos puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchas personas que te precisan, admiran y te quieren.Me gustaría que siempre recordaras que ser feliz no es tener un cielo sin tempestades, caminos sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.Ser feliz no es solo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.No es apenas conmemorar el suceso, sino aprender lecciones en los fracasos.No es apenas tener alegría con los aplausos, sino encontrar alegría en el anonimato.
Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y períodos de crisis.Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista de quien sabe viajar para dentro de su propio ser.
Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse un actor de la propia historia. Es atravesar desiertos fuera de sí, mas ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma.Es agradecer a DIOS cada mañana por el milagro de la vida.
Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.
Es saber hablar de sí mismo.

Es tener coraje para oír un “NO’.

Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.

Es besar a los hijos, mimar a los padres y tener momentos poéticos con los amigos, aunque ellos nos hieran.

Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple que vive dentro de cada uno de nosotros.

Es tener madurez para decir “ME EQUIVOQUE’.

Es tener la osadía para decir “PERDONAME’.Es tener sensibilidad para expresar “TE NECESITO’.Es tener capacidad de decir ‘TE AMO’.Deseo que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz…
Que en tus primaveras seas amante de la alegría. Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría. 
 

 

 

Y, cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo.Pues así serás cada vez más apasionado por la vida.Y descubrirás que…Ser feliz no es tener una vida perfecta.Sino usar las lágrimas para regar la tolerancia.Usar las pérdidas para refinar la paciencia.Usar las fallas para esculpir la serenidad. Usar el dolor para lapidar el placer.Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.Jamás desistas.Jamás desistas de las personas que amas.Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible.  

 

 

Gentileza, Marian BeneditFuente:
http://www.vidapositiva.com/
 

Mensajes Positivos – Mensajes de Reflexion: Nuestro Espíritu

004

Están los que llevan amuletos.

Los que hacen promesas.Los que imploran mirando al cielo.Los que creen en supersticiones.

Y están los que siguen corriendo cuando les tiemblan las piernas.Los que siguen jugando cuando se acaba el aire.

Los que siguen luchando cuando todo parece perdido.
 
Como si cada vez fuera la última vez.
 
 Convencidos de que la vida misma es un desafío.
 
Sufren.

Pero no se quejan.

Porque saben que el dolor pasa.
El sudor se seca.

El cansancio termina.

Pero hay algo que nunca desaparecerá:

La satisfacción de haberlo logrado.

En sus cuerpos hay la misma cantidad de músculos.

En sus venas corre la misma sangre.

Lo que los hace diferentes es su espíritu.

La determinación de alcanzar la cima.

Una cima a la que no se llega superando a los demás.

Sino superándose a uno mismo.   

 

 

Gentileza, María Laura Castelli
 






Empty Words

“La coherencia es el último refugio de los carentes de imaginación”.

Anish Oza

Writes

Pareja viajera

La felicidad es una forma de viajar, no un destino.– Roy. M. Goodman

Grano Rojo

Narrativa desde Marsella

Kamus Istilah

Yang Pernah Mbuat Aku Bingung

Alone With a Paper

Histórias de uma jovem mulher sonhadora, apaixonada e aspirante a escritora.

Berta coach espiritual

coach espiritual y videncia tarot

18Megapixel

© Michael Soriano Photography

Paco Talcós

Blog espiritual y satírico. Una visión nueva para no tomarse tan en serio.

Ankie Angie

Beauty + Fashion + Lifestyle

escritora claudia isadora fernandes de oliveira

blog para divulgar meus livros e outras cositas más q ando aprontando...;)

srtox

Relatos de la actualidad reales , sensuales , intriga y mucho más

throughdanielleseyes

Words, thoughts, and snapshots of life.

Web Development Ebooks

“Life is like riding a bicycle. To keep your balance, you must keep moving.” — Albert Einstein

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Distopia Utopika

"Oh Capitán, mi Capitán"

Percepción de Mujer

Un lugar para sentirte

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

BLOG DE THEMIS...

TE INVITO A EXPLORAR JUNTO CONMIGO...

Needull in a haystack

Selected. Sorted. Shared.

FCM - LEARNING TO FLY

Coisas da vida que nos fazem como somos. Não pretendo compreensão, somente deixar um testemunho.

Así, como un 8 tumbado

Abriendo el alma

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

El mundo en datos

Descubriendo e interpretando el universo a partir de los datos http://telegram.me/elMundoEnDatos

LA VIDA ES MI CAMINO

Tarde o temprano todo llega y se entiende, aunque hoy nada tenga explicación

tumpitula

ToDieMarBru

ÉSTA, MI EXPERIENCIA

Experiencia personal en mi viaje hacia el interior

salafrancablog.wordpress.com

El lugar para las sonrisas y para que lo cotidiano se muestre tal y como es. Tu ponte cómodo y deja volar la imaginación.

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

ZONA DE VIDA

:D :D Vivir La Vida Al Máximo :D :D

Esas pequeñas cosas

Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso. (Honoré de Balzac)

maquiaveloweb

Sentimientos plasmados en poesía...

Francisco dePadua Morales

Francisco dePadua Morales

LolaCaos

Amar, vivir y perder/Amar,vivir y ganar.

FOTOGRAFIA ROCIO PH

"Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en el mismo eje"

AURI

El "Mundo de los Ángeles" es un Mundo luminoso, al mismo tiempo que sorprendente, inimaginable e incomprensible para la consciencia del ser humano, que no hay que razonar demasiado, sólo lo justo. Busca esa razón "dentro" de tu Corazón y encontrarás las verdaderas respuestas.

silvianart

“Letras que merecen ser escritas”

My Scrapbook

Random notes from A Blogwalker