Hans Selye: El descubrimiento del Estrés

Por: Gerald Gabriel

Traducción: Guadalupe Marín Castro

SAG, significa Estrés.

El húngaro Hans Selye (1907-1982), concibió por mera casualidad la idea del Síndrome de Adaptación General (SAG), sobre el cual escribió por primera vez en el British Journal Nature en el verano de 1936. El SAG, también conocido como síndrome del estrés, es lo que Selye señaló como el proceso bajo el cual el cuerpo confronta -lo que desde un principio designó como: agente nocivo. El SAG es un proceso en el que el cuerpo pasa por tres etapas universales. Primero hay una “señal de alarma”, a partir de la cual el cuerpo se prepara para “la defensa o la huída”. No obstante, ningún organismo puede mantener esta condición de excitación, por ello existe la segunda etapa que permite al mismo, sobrevivir a la primera, en ésta se construye una resistencia. Finalmente, si la duración del estrés es suficientemente prolongada, el cuerpo entra a una tercera etapa que es de agotamiento; una forma de envejecimiento debida al deterioro del organismo por mantener constante el desgaste durante la resistencia.

El estrés en el léxico de Selye podría ser cualquier cosa, desde la privación prolongada de alimento hasta la inyección de una sustancia extraña al cuerpo, inclusive, un buen trabajo muscular. Por “estrés”, él no sólo se refirió al “estrés nervioso” sino a la “respuesta no específica del cuerpo frente a cualquier demanda”.

Las ideas novedosas de Selye acerca del estrés ayudaron a forjar un campo enteramente nuevo de la medicina -el estudio del estrés biológico y sus efectos-, que afloró en la primera mitad del siglo XX, para incluir el trabajo de cientos de investigadores; es una ciencia que continúa avanzando en la actualidad especialmente al demostrar la conexión del estrés con la enfermedad y descubriendo nuevos métodos para ayudar al cuerpo a lidiar con el agotamiento de la vida.

Aunque sus esfuerzos encontraron escepticismo en un principio (él no sugirió alguna cuestión radical, como que el estrés tiene una relación causal con gran cantidad de importantes enfermedades, cardíacas y cáncer entre otras), los métodos impecables de Selye y su investigación respecto a la salud y la ciencia profesional de toda índole, gradualmente ganaron reconocimiento y sus ideas fueron tratadas con respeto.

En palabras del propio Selye, su descubrimiento fue “suficiente para prevenir que el concepto se nos vaya de las manos, y receptivo a un análisis preciso”.

Ratas de laboratorio estresadas

Hans Selye estaba buscando una nueva hormona cuando cayó en cuenta acerca de todo esto. En 1934 a la edad de 28 años él era asistente en el Departamento de Bioquímica de la Universidad McGill en Montreal. Era un joven y prometedor endocrinólogo llevando a cabo experimentos químicos verdaderamente ortodoxos, los cuales involucraban inyectar en ratas diversos extractos ováricos. Esperaba descubrir cambios en el organismo que pudieran no ser causados por ninguna hormona sexual conocida, los resultados iniciales le dieron buenas razones para tener gran optimismo.

Las ratas desarrollaron una triada de síntomas a partir de las inyecciones del extracto, los cuales incluían el crecimiento de la corteza adrenal, la atrofia del timo, del bazo, de los nódulos linfáticos, y úlceras sangrantes profundas en el revestimiento interno del estómago y el duodeno, todo lo cual podía incrementarse o decrecer en severidad ajustando la cantidad del extracto.

Al joven Selye le parecía obvio que estaba a punto de descubrir una nueva hormona ya que entonces nadie había producido este tipo de síntomas. Escribió: “Se han de imaginar mi alegría, a los 28 años parecía que me encontraba frente a una nueva hormona”. Sus esperanzas comenzaron a desvanecerse cuando, primero con el extracto de placenta y luego con extracto de pituitaria, obtuvo los mismos síntomas. Pero todavía no estaba derrotado ya que asentó: “Se suponía que la mía era una nueva hormona y quién iba a saber que tal vez la pituitaria también podía manufacturar esta misma.”

Enseguida, sin embargo, inyectó extracto de riñón, bazo y otros diferentes órganos, todos los cuales produjeron el mismo efecto. Estaba desconcertado. En un último esfuerzo para aclarar estos resultados bizarros inyectó Formalina, (sustancia utilizada en la preparación de tejidos para estudio microscópico) y al producir el mismo síntoma supo que había fallado en descubrir una nueva hormona.

La única perspectiva permitida a quien es joven e ignorante

Quedó en este punto frente a dos opciones. La primera y más evidente era terminar con esta línea de investigación, había suficientes razones para creer que por este camino no llegaría a nada valioso. Él sabía que muchos científicos muy capaces habían desperdiciado los mejores años de su vida girando alrededor de un indicio falso. “Me deprimí tanto que durante dos días me senté solo en mi laboratorio -escribe- meditando amargamente cómo pudiera haber evitado este infortunio y preguntándome qué debería hacer ahora.”

La otra posibilidad, mucho más difícil, era instrumentar alguna manera de examinar sus datos. Esta, por supuesto, fue la opción que eligió.

Selye revisó la teoría con la que comenzó su formulación años antes, en la Universidad de Praga, de habla alemana, donde a los 19 años comenzó su carrera de medicina. Fue aquí cuando, inconscientemente, desarrolló las ideas que lo llevaron a descubrir el SAG.

Años después, Selye recordó que de los pacientes examinados durante su introducción a la medicina clínica, todo ellos “se sentían y se veían enfermos, tenían la lengua saburrosa, se quejaban de más o menos dolores difusos en las articulaciones y de perturbaciones intestinales con pérdida de apetito.” También, en general, “presentaban fiebre, inflamación del hígado, del bazo o de las anginas, erupciones en la piel”, y otros síntomas generales. No podía ser sino más tarde, cuando los indicadores aparecieran, como, digamos, padecimiento del hígado, para poder recomendar un tratamiento.”

“Dado que estos fueron mis primeros pacientes -escribe Selye-, yo era todavía capaz de verlos sin ser desviado por el pensamiento médico del momento. Si hubiera sabido más, nunca me hubiera hecho preguntas pues todo ya se manejaba de la manera como se suponía que debía ser.”

La pregunta esencial que se clavó en la mente de Selye era en realidad una muy simple: ¿cómo era posible que los doctores, tras una larga historia de la medicina, habían gastado tanto tiempo y energía en el descubrimiento y tratamiento de enfermedades individuales y le habían dado tan poca atención al “síndrome de sólo estar enfermo”? Aunque cautivado por esta idea, siendo joven e inexperto –y trabajando bajo los lineamientos y demandas de la escuela de medicina- Selye no tenía el tiempo, la energía o la experiencia para dedicarse a ello. Mencionó brevemente la idea a su asesor quien de inmediato se rió entre dientes ante la ingenuidad del joven. Y así, la idea quedó latente durante buena parte de la siguiente década.

Acerca del “Síndrome de sólo estar enfermo” y las sangrías

El recuerdo de la enfermedad no específica, no abandonó del todo a Selye, aunque, años después, cuando estaba buscando un tema bajo el cual pudiera examinar sus fallidos experimentos con hormonas, vinieron a su memoria los síntomas de los pacientes en el hospital de Praga. Comprendió que aquellos compartían algo en común con sus ratas enfermas. Su intención era descubrir cuál era esa conexión y, de hecho, decidió de inmediato dedicar su vida al descubrimiento de la raíz de esta enfermedad no específica.

“Si acaso existía tal cosa, como una reacción singular no específica del cuerpo para daños de cualquier clase –escribió en su jubilosa epifanía-, ello, por sí mismo, podría representar un estudio valioso. Por supuesto que trabajar el mecanismo de esta clase de estereotipado síndrome de respuesta ante el peligro como tal, podría ser mucho más importante para la medicina que descubrir otra hormona sexual.

Al juntar las piezas del rompecabezas, Selye se auxilió con un poco del conocimiento médico. Ciertos tratamientos que él conocía, eran utilizados en pacientes que sufrían aparentemente de nada. Los médicos prescribían a la mayoría de éstos, cosas como descansar, comer alimentos de fácil digestión y protegerse de los cambios bruscos de temperatura. También retomó que existe una cantidad de tratamientos no específicos en la historia de la medicina antigua y, de hecho, también en la medicina contemporánea, que, aunque extrañas -algunas inclusive bárbaras-, habían tenido un innegable -si acaso esporádico- éxito: prácticas como inyectar substancias extrañas al cuerpo, terapia de fiebre, terapia de choque y las sangrías.

No le tomó demasiado tiempo a Selye formular una teoría que hiciera uniforme toda su aparentemente disparatada información. Conjeturaba que existía algún mecanismo en el cuerpo que respondía de manera general a los agentes externos; “agentes nocivos” era el mejor término que él podía acuñar en ese momento. La cualidad de sólo estar enfermo que había observado en los pacientes de Praga, los síntomas compartidos por sus experimentos con ratas, el uso universal de ciertos tratamientos, así como la exitosa práctica de remedios para el estrés como la terapia de choque, cuando se tomaban juntas, sugerían que el padecimiento específico, si no era causado por una sola influencia, estaba ciertamente delimitado por fuerzas similares; existía una conexión en la reacción del cuerpo al padecimiento que daba la apariencia de algún mecanismo interno combatiendo a los agentes estresantes.

El Sistema: Hipotálamo – Pituitaria – Adrenal

En breve, este sistema gobierna la clase y la cantidad de respuesta que el cuerpo produce para combatir el agente estresante. Dicho sencillamente, el hipotálamo -puente entre el cerebro y el sistema endocrino-, envía un mensaje a la glándula pituitaria, productora de hormonas, incrustada entre los huesos de la base del cráneo, para liberar HACT (hormona adrenocorticoide) en la corriente sanguínea. Esta señal apresta a la corteza adrenal -localizada encima de los riñones- a crear corticoides, otra hormona, desde el material crudo disponible. Estos corticoides son entonces enviados hacia los lugares del cuerpo donde se necesitan, para utilizarlas en todos los niveles posibles de defensa contra el agente estresante.

El gran logro en las metas de Selye fue la identificación del estrés basado en “leyes biológicas demostrables”. Este descubrimiento es remarcable por el hecho de que nadie lo había hecho antes. “Podría haberse descubierto durante la Edad Media –escribe Selye-, su reconocimiento no dependía del desarrollo de piezas complicadas de algún aparato, sino solamente de un estado mental imparcial, de un punto de vista fresco.

El legado

Con el conocimiento del SAG y del Sistema hipotálamo-pituitaria-adrenal, súbitamente fue posible comenzar a medir el papel del estrés en nuestras vidas, lo cual es precisamente lo que Selye y una multitud de investigadores han estado haciendo durante la última media centuria.

El investigador Selye publicó 33 libros y más de 1,600 artículos científicos, casi todos ellos sobre el tema del estrés.Entre sus muchos textos científicos, existen también manuales populares tendientes a educar acerca del estrés, el más popular fue The stress of life (El estrés de la vida), una explicación profunda del estrés y del origen del síndrome.

Selye trabajó como profesor y director, en el Instituto de Medicina Experimental y Cirugía de la Universidad de Montreal, de 1945 hasta su retiro en 1970. También se convirtió en líder filosófico, cuyos puntos de vista sobre la salud ayudaron a cambiar la manera de ver el cuerpo y la mente, en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Adoptó rápidamente el papel de representante del bienestar y se le pedía que hablara lo mismo a un grupo de religiosos que de médicos. Habló frecuentemente del valor del amor y de la importancia esencial de ayudar a otros para nuestro bienestar. Él no fue, en ningún momento de su carrera, como cualquier científico “normal”. Pero fue, a no dudar, un innovador y su influencia se extiende tras él. Hasta ahora, a casi veinte años de su muerte, estudiantes e investigadores continúan trabajando asiduamente en dar a conocer al mundo sus ideas.

Fuente: http://hypatia.morelos.gob.mx/no4/el_estres.htm

Angelino pan y vino

A quien pueda interesar.

Short Prose

Poetry and Short Prose by Gabriela Marie Milton 2019 Author of the Year at Spillwords Press and Author of Passions: Love Poems and Other Writings

Nature,science,health,engineering

Distinguished reader selectively reads

Cricket Vikas

Let's Discuss Cricket

Marc J. Mellado

contacto: lunesenlesbos@gmail.com

il Blog

il Blog

A Voice from Iran

Storytelling, short stories, fable, folk tales,...

Banter Republic

It's just banter

Mr. NahasFinance

Today's generation is financially illiterate, so I am going to attempt to change that one person at a time.

entre conversas e flores

o que é a vida senão um conjunto de pequenas histórias?

Amor e um pouco mais

Esse é um pedaço do meu mundinho que abro a todos que quiserem compartilhar experiências, visões de vida, felicidades e tristezas, amores e amizades, enfim, tudo aquilo que o coração mandar falar. Aqui você vai encontrar amor e um pouco mais ♡

ore de drum

impresii de călătorie, artă, cultură, spiritualitate, gastronomie, vinuri

The Eternal Words

An opinionated girl penning down her thoughts.🌸❤

almerighi

amArgine come sempre

Artliteral

Contos, pensamentos e cronicontos

e-Paper Poetry of Vinx

Talking to myself through poetry #Poems #Songwrites

Mundo Relatos

Narrativa, análisis literarios e informes de lectura cero

Messages from Spirit

Silver Birch was a spirit guide who spoke through Maurice Barbanell (1902-1981), founder and editor of the Psychic News of London , England

Shreya

The more I explore, the more I know. The more I know, the more I realise I don't know.

Odyssey

Bringing Stories to Life

Mensensamenleving.me

Mensen maken de samenleving en nemen daarin een positie in. Deze website geeft toegang tot een diversiteit aan artikelen die gaan over 'samenleven', belicht vanuit verschillende perspectieven. De artikelen hebben gemeen dat er gezocht wordt naar wat 'mensen bindt, in plaats van wat hen scheidt'.

Color My World

living, loving, learning, leaving a legacy

Adelina Mărieş - design

picturi, schite, desene, idei semnate Adelina Maries

AR. MOHSIN SHEIKH

Architecture & everything around it.

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

Ennyblog

Writing stories & poetry about Hope, Love & Freedom to feel free.

Yolanda - "Det här är mitt privata krig"

Kreativ text, annorlundaskap, dikter, bipolaritet, aspergers syndrom, samhällsdebatt

Tertulias literarias

Lugar de encuentro para aficionados a la literatura.

El REFUGIO DE MIS SUEÑOS

HAY UNA PUERTA QUE NOS EMPUJA AL SILECIO Y UNA ROSA QUE QUIERE COMERSE SUS ESPINAS🌹

Carmencita y sus letras

Actitud positiva en mi contenido. No olvides que la prioridad eres tu.

. . .

love each other like you are the lyric to their music

El puño de Norwill

Un golpe de letras para volarnos la cabeza...

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

Meteoedu

Amanece un nuevo dia

Drés

Escritos

Perception

Until I know this sure uncertainty, I'll entertain the offered fallacy.

Awilda Castillo

Desde mi corazón... esta soy yo

StarlitDen

Illustration, Concept Art & Comics/Manga