Espiritualidad: El taxista

 001.jpg

 Hace veinte años, yo manejaba un taxi para vivir. Lo hacía en el turno nocturno y mi taxi se convirtió en un confesionario móvil. Los pasajeros se subían, se sentaban atrás de mí en total anonimato, y me contaban acerca de sus vidas. Encontré gentes cuyas vidas me asombraban, me ennoblecían, me hacían reír y me deprimían. Pero ninguna me conmovió tanto como la mujer que recogí en una noche de agosto.Respondí a una llamada de unos pequeños edificios en una tranquila parte de la ciudad. Asumí que recogería a algunos saliendo de una fiesta, o alguien que había tenido una pelea con su amante o un trabajador que tenía que llegar temprano a una fábrica de la zona industrial de la ciudad.

Cuando llegué a las 2:30 a. m. el edificio estaba oscuro excepto por una luz en la ventana del primer piso. Bajo esas circunstancias, muchos conductores sólo hacen sonar su claxon una o dos veces, esperan un minuto, y después se van.

Pero yo he visto a muchas personas empobrecidas que dependen de los taxis como su único medio de transporte. Aunque la situación se veía peligrosa, yo siempre iba hacia la puerta. Este pasajero deber ser alguien que necesita de mi ayuda, razoné para mí.

Por lo tanto caminé hacia la puerta y toqué “un minuto”, y respondió una frágil voz. Pude escuchar que algo era arrastrado a través del piso, después de una larga pausa, la puerta se abrió. Una pequeña mujer de unos ochenta años se paró enfrente de mí. Ella llevaba puesto un vestido floreado, y un sombrero con un velo, como alguien de una película de los años 40’s. A su lado una pequeña maleta de nylon.

El departamento se veía como si nadie hubiera vivido ahí durante muchos años. Todos los muebles estaban cubiertos con sábanas, no había relojes en las paredes, ninguna baratija o utensilio. En la esquina estaba una caja de cartón llena de fotos y una vajilla de cristal.

Repetía su agradecimiento por mi gentileza. “No es nada”, le dije. “Yo sólo intento tratar a mis pasajeros de la forma que me gustaría que mi mamá fuera tratada”. “Oh, estoy segura de que es un buen hijo”, dijo ella.

Cuando llegamos al taxi me dio una dirección, entonces preguntó: “¿Podría manejar a través del centro?”. “Esto no es el camino corto”, le respondí rápidamente. “Oh, no importa”, dijo ella, “No tengo prisa, estoy camino del asilo”. La miré por el espejo retrovisor, sus ojos estaban llorosos. “No tengo familia”, ella continuó, “el doctor dice que no me queda mucho tiempo”.

Tranquilamente alcancé y apagué el taxímetro. “¿Qué ruta le gustaría que tomara?”, le pregunté. Por las siguientes dos horas manejé a través de la ciudad. Ella me enseñó el edificio donde había trabajado como operadora de elevadores.

Manejé hacia el vecindario donde ella y su esposo habían vivido cuando ellos eran recién casados. Ella me pidió que nos detuviéramos enfrente de un almacén de muebles donde una vez hubo un salón de baile, al que ella iba a bailar cuando era niña.

Algunas veces me pedía que pasara lentamente enfrente de un edificio en particular o una esquina y veía en la oscuridad, y no decía nada. Con el primer rayo de sol apareciéndose en el horizonte, ella repentinamente dijo “Estoy cansada, vámonos ahora”.

Manejé en silencio hacia la dirección que ella me había dado. Era un edificio bajo, como una pequeña casa de convalecencia, con un camino para autos que pasaba bajo un pórtico. Dos asistentes vinieron hacia el taxi tan pronto como pudieron. Ellos eran muy amables, vigilando cada uno de sus movimientos.

Ellos debían haber estado esperándola. Yo abrí la cajuela y dejé la pequeña maleta en la puerta. La mujer estaba lista para sentarse en una silla de ruedas. “¿Cuánto le debo?”, ella preguntó, buscando en su bolsa. “Nada”, le dije. “Tienes que vivir de algo”, ella respondió. “Habrá otros pasajeros”, yo respondí. Casi sin pensarlo, me agaché y la abracé.

Ella me sostuvo con fuerza, “Le diste a una vieja mujer un pequeño momento de felicidad”, ella dijo. “Gracias”.

Apreté su mano, entonces caminé hacia la luz de la mañana. Atrás de mí una puerta se cerró, fue un sonido de una vida concluida. No recogí a ningún pasajero en ese turno, manejé sin rumbo por el resto del día.

No podía hablar, ¿Qué habría pasado si a la mujer la hubiese recogido un conductor malhumorado o alguno que estuviera impaciente por terminar su turno?, ¿Qué habría pasado si me hubiera rehusado a tomar la llamada, o hubiera tocado el claxon una vez, y me hubiera ido?

En una vista rápida, no creo que haya hecho algo más importante en mi vida. Estamos condicionados a pensar que nuestras vidas están llenas de grandes momentos, pero los grandes momentos son los que nos atrapan bellamente desprevenidos, en los que otras personas pensarán que sólo son pequeños momentos.

La gente tal vez no recuerde exactamente lo que hiciste o lo que dijiste… pero siempre recordarán cómo los hiciste sentir…

“Conserva el recuerdo del perfume de la rosa y fácilmente olvidarás que está marchita…”

Gentileza, Marian Benedit

Una respuesta

  1. Impresionante, sinceramente me parece la historía más bella que pueda vivir una persona. Creo que esos pequeños momentos son los más grandes, para ti porque te llenaran siempre tu corazón, y para ella por haber dedicado un poco de tiempo a alguien que lo necesitaba. Por haberle regalado ese paseo, ese último encuentro con la vida pasada, con sus recuerdos, su juventud. Es bello dedicar a las personas unos minutos, unas horas, escucharles, sentir esa sensación de bienestar en tu corazón, les das algo que no se valora, pero cuando llegas a una edad es lo más importante, más que el dinero, la joyas, propiedades…porque el tiempo se va y no vuelve. Felicidades, Marcial me has conmovido. Besos Marola

    R:
    Querida Marola, tu sabes que la nota no es mía, si esta elegida por mi, lo mio lleva mi nombre debajo.
    La historia es hermosa y simple, por ello es que se potencia mas.
    Cuidate! Un cariño
    Marcial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Angelino pan y vino

A quien pueda interesar.

Short Prose

Poetry and Short Prose by Gabriela Marie Milton 2019 Author of the Year at Spillwords Press and Author of Passions: Love Poems and Other Writings

Nature,science,health,engineering

Distinguished reader selectively reads

Cricket Vikas

Let's Discuss Cricket

A.&V.travel

Live life with no excuses, travel with no regret.

il Blog

il Blog

A Voice from Iran

Storytelling, short stories, fable, folk tales,...

Banter Republic

It's just banter

Mr. NahasFinance

Today's generation is financially illiterate, so I am going to attempt to change that one person at a time.

entre conversas e flores

o que é a vida senão um conjunto de pequenas histórias?

Amor e um pouco mais

Esse é um pedaço do meu mundinho que abro a todos que quiserem compartilhar experiências, visões de vida, felicidades e tristezas, amores e amizades, enfim, tudo aquilo que o coração mandar falar. Aqui você vai encontrar amor e um pouco mais ♡

ore de drum

impresii de călătorie, artă, cultură, spiritualitate, gastronomie, vinuri

The Eternal Words

An opinionated girl penning down her thoughts.🌸❤

almerighi

amArgine come sempre

Artliteral

Contos, pensamentos e cronicontos.

e-Paper Poetry of Vinx

Talking to myself through poetry #Poems #Songwrites

Mundo Relatos

Narrativa, análisis literarios e informes de lectura cero

Messages from Spirit

Silver Birch was a spirit guide who spoke through Maurice Barbanell (1902-1981), founder and editor of the Psychic News of London , England

Shreya

The more I explore, the more I know. The more I know, the more I realise I don't know.

Odyssey

Bringing Stories to Life

Mensensamenleving.me

Mensen maken de samenleving en nemen daarin een positie in. Deze website geeft toegang tot een diversiteit aan artikelen die gaan over 'samenleven', belicht vanuit verschillende perspectieven. De artikelen hebben gemeen dat er gezocht wordt naar wat 'mensen bindt, in plaats van wat hen scheidt'.

Color My World

living, loving, learning, leaving a legacy

Adelina Mărieş - design

picturi, schite, desene, idei semnate Adelina Maries

AR. MOHSIN SHEIKH

Architecture & everything around it.

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

Ennyblog

Writing stories & poetry about Hope, Love & Freedom to feel free.

Yolanda - "Det här är mitt privata krig"

Kreativ text, annorlundaskap, dikter, bipolaritet, aspergers syndrom, samhällsdebatt

Tertulias literarias

Lugar de encuentro para aficionados a la literatura.

El REFUGIO DE MIS SUEÑOS

🌹7ODO D3P3ND3 D3 L4 M071V4C10N🌹

La prioridad eres tu.

Actitud positiva en mi contenido.

. . .

love each other like you are the lyric to their music

El puño de Norwill

Un golpe de letras para volarnos la cabeza...

Lluís Bussé

Barcelona's Multiverse | Art | Culture | Science

Meteoedu

Amanece un nuevo dia

Drés

Escritos

Perception

Until I know this sure uncertainty, I'll entertain the offered fallacy.

Awilda Castillo

Desde mi corazón... esta soy yo

StarlitDen

Illustration, Concept Art & Comics/Manga

A %d blogueros les gusta esto: