Espiritualidad: El taxista

 001.jpg

 Hace veinte años, yo manejaba un taxi para vivir. Lo hacía en el turno nocturno y mi taxi se convirtió en un confesionario móvil. Los pasajeros se subían, se sentaban atrás de mí en total anonimato, y me contaban acerca de sus vidas. Encontré gentes cuyas vidas me asombraban, me ennoblecían, me hacían reír y me deprimían. Pero ninguna me conmovió tanto como la mujer que recogí en una noche de agosto.Respondí a una llamada de unos pequeños edificios en una tranquila parte de la ciudad. Asumí que recogería a algunos saliendo de una fiesta, o alguien que había tenido una pelea con su amante o un trabajador que tenía que llegar temprano a una fábrica de la zona industrial de la ciudad.

Cuando llegué a las 2:30 a. m. el edificio estaba oscuro excepto por una luz en la ventana del primer piso. Bajo esas circunstancias, muchos conductores sólo hacen sonar su claxon una o dos veces, esperan un minuto, y después se van.

Pero yo he visto a muchas personas empobrecidas que dependen de los taxis como su único medio de transporte. Aunque la situación se veía peligrosa, yo siempre iba hacia la puerta. Este pasajero deber ser alguien que necesita de mi ayuda, razoné para mí.

Por lo tanto caminé hacia la puerta y toqué “un minuto”, y respondió una frágil voz. Pude escuchar que algo era arrastrado a través del piso, después de una larga pausa, la puerta se abrió. Una pequeña mujer de unos ochenta años se paró enfrente de mí. Ella llevaba puesto un vestido floreado, y un sombrero con un velo, como alguien de una película de los años 40’s. A su lado una pequeña maleta de nylon.

El departamento se veía como si nadie hubiera vivido ahí durante muchos años. Todos los muebles estaban cubiertos con sábanas, no había relojes en las paredes, ninguna baratija o utensilio. En la esquina estaba una caja de cartón llena de fotos y una vajilla de cristal.

Repetía su agradecimiento por mi gentileza. “No es nada”, le dije. “Yo sólo intento tratar a mis pasajeros de la forma que me gustaría que mi mamá fuera tratada”. “Oh, estoy segura de que es un buen hijo”, dijo ella.

Cuando llegamos al taxi me dio una dirección, entonces preguntó: “¿Podría manejar a través del centro?”. “Esto no es el camino corto”, le respondí rápidamente. “Oh, no importa”, dijo ella, “No tengo prisa, estoy camino del asilo”. La miré por el espejo retrovisor, sus ojos estaban llorosos. “No tengo familia”, ella continuó, “el doctor dice que no me queda mucho tiempo”.

Tranquilamente alcancé y apagué el taxímetro. “¿Qué ruta le gustaría que tomara?”, le pregunté. Por las siguientes dos horas manejé a través de la ciudad. Ella me enseñó el edificio donde había trabajado como operadora de elevadores.

Manejé hacia el vecindario donde ella y su esposo habían vivido cuando ellos eran recién casados. Ella me pidió que nos detuviéramos enfrente de un almacén de muebles donde una vez hubo un salón de baile, al que ella iba a bailar cuando era niña.

Algunas veces me pedía que pasara lentamente enfrente de un edificio en particular o una esquina y veía en la oscuridad, y no decía nada. Con el primer rayo de sol apareciéndose en el horizonte, ella repentinamente dijo “Estoy cansada, vámonos ahora”.

Manejé en silencio hacia la dirección que ella me había dado. Era un edificio bajo, como una pequeña casa de convalecencia, con un camino para autos que pasaba bajo un pórtico. Dos asistentes vinieron hacia el taxi tan pronto como pudieron. Ellos eran muy amables, vigilando cada uno de sus movimientos.

Ellos debían haber estado esperándola. Yo abrí la cajuela y dejé la pequeña maleta en la puerta. La mujer estaba lista para sentarse en una silla de ruedas. “¿Cuánto le debo?”, ella preguntó, buscando en su bolsa. “Nada”, le dije. “Tienes que vivir de algo”, ella respondió. “Habrá otros pasajeros”, yo respondí. Casi sin pensarlo, me agaché y la abracé.

Ella me sostuvo con fuerza, “Le diste a una vieja mujer un pequeño momento de felicidad”, ella dijo. “Gracias”.

Apreté su mano, entonces caminé hacia la luz de la mañana. Atrás de mí una puerta se cerró, fue un sonido de una vida concluida. No recogí a ningún pasajero en ese turno, manejé sin rumbo por el resto del día.

No podía hablar, ¿Qué habría pasado si a la mujer la hubiese recogido un conductor malhumorado o alguno que estuviera impaciente por terminar su turno?, ¿Qué habría pasado si me hubiera rehusado a tomar la llamada, o hubiera tocado el claxon una vez, y me hubiera ido?

En una vista rápida, no creo que haya hecho algo más importante en mi vida. Estamos condicionados a pensar que nuestras vidas están llenas de grandes momentos, pero los grandes momentos son los que nos atrapan bellamente desprevenidos, en los que otras personas pensarán que sólo son pequeños momentos.

La gente tal vez no recuerde exactamente lo que hiciste o lo que dijiste… pero siempre recordarán cómo los hiciste sentir…

“Conserva el recuerdo del perfume de la rosa y fácilmente olvidarás que está marchita…”

Gentileza, Marian Benedit

salafrancablog

Loca y despeinada. Más en twitter: POEMAS DESCARRIADOS

billion.little.real.pieces.

a million pieces is too little, but a billion may tell the full story… almost.

Hoxton Spanish Tutor Info

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

Quiero Creer - I want to Believe

Blog de escritura y de teorias alternativas

INNER THOUGHTS

INNER THOUGHTS

Cartas a 1985

Reflexiones de un periodista desinformado

licconsuegra

Buscador de Axiomas y Paradigmas

Almas Propias

Mentes y sentimientos

Historias Con Hache De Herce

"Lo que hagas hoy, te ayudará mañana"

Leidy Parada Salinas

ARTE | CULTURA | FILOSOFÍA | CIENCIA

Diario de Universos Alternativos

Bitácora de viajero de realidades paralelas

leila

Darma

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

La Biblioteca de Hemingway

"Todos ustedes son una generación perdida."

Awilda Castillo

Desde mi corazón... esta soy yo

Las Historias de Lis

Historias, fotografías, viajes y mucho mas.

byluis7

"me arrodillo por las noches ante tigres que no me dejarán ser"

Writeinmyskin

Plasmar por escrito lo bueno y lo malo.

Viajo Argentina

Cada gran viaje empieza solo con un paso.

LO QUE INTERESA BLOG

Acontecimientos mundiales, datos historicos, en union al cumplimiento de la Palabra de Dios

Y. J. Rivas

Cyberpunk, horror & romance

magnoliae

Fotografía y photoshop

PepaSonríe

Reflexiones de una chica con cáncer

ponteguapaconyala

No se a dónde voy, pero si quieres ven conmigo. ♥ LINDURA, PÁSATE POR MI BLOG Y COMPARTE CON TUS AMIGUITOS. ♥

josé ángel ordiz

ENTRE DOS MUNDOS

Oliviamontevideo's Blog

poemas, fotografías, Uruguay,

La Luna Escarlata

Todo está dentro de ti

Espacio de Marta

POESÍA SIMPLE Y ROMÁNTICA MEZCLA REALIDAD Y FANTASÍA.

lascronicasdebelissafux

Mujer alfa, lectora compulsiva, fan de Jane Austen y escritora independiente las 24hs del día. Sufro de incapacidad para NO decir lo que pienso.

CON MUCHO GARBO

Blog de Carmen

Implicado

..nos involucramos en todos los eventos de la vida, con o sin intencion... participamos en el juego de la vida y permanecemos implicados...

ipekseyhanpoyrazkarayel

Asla İdeallerinden Vazgeçme Asla! Never Give Up Your İdeals Never!

HemisferiOEste

Pablo & Carla - Merodeando Medio Mundo

somanystars

aquí no me cabe todo lo que te quiero contar

Placer Oral

Hola... Mi nombre es Rosalum@.... Intentare en "placer oral" describir mis placeres y las sensaciones experimentadas por mi paladar. Al mismo tiempo procurare que sirva para divertir y criticar.... Divertir al lector y criticar todo aquello que siendo potencialmente un placer oral... No cumpla con las expectativas creadas u ofertadas. Me deseo suerte y constancia.

laguaridadellector

Leer para saber

Renovación Continua

Creando un camino propio, con la propia esencia

El desastre de Sofi.

"Hay peores cárceles que las palabras."

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 488 seguidores