GRIPE PORCINA – GRIPE A – NUEVO ORDEN MUNDIAL: UNA INVESTIGACION CON CONCLUSIONES INTELIGENTES POR Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica

 utilizado 8

Nota del Blog: 

Jhonatan me hizo llegar este Comentario el 9 de Julio de 2009. 

Lo leí, es muy interesante y hoy vuelvo a elevar como Comentario un Post. 

Deseo agradecer a todas las personas que vía Comentarios me están haciendo llegar información que considero valiosa. 

Publicaré aquella información que considere más relevante para el momento. 

El Blog se ocupa de varias temáticas, si bien el Nuevo Orden Mundial, y dentro de el, la Gripe A, Gripe porcina, va adquiriendo cada vez mayor protagonismo. 

Un saludo a todos los lectores y a Gracias a quienes me hacen llegar información, se comienza a producir una Sinergia entre las personas en el tema del Nuevo Orden Mundial, que en poco tiempo entiendo será la temática principal. 

Cordialmente, 

Marcial Rafael Candioti IV

 

A continuación el Comentario convertido en Post: 

A la feroz manipulación mediática global con el “terror pandémico” de la fiebre porcina se agregan cada vez más, preguntas e hipótesis sobre el origen y posible utilización económica o política del virus patógeno, que van desde la lógica y el sentido común hasta teorías conspirativas de la más variada especie y procedencia. 

Se habla, incluso, de distintas operaciones de “aprovechamiento” político y militar del virus cuyos objetivos van desde una “cortina de humo” para distraer la atención de la crisis global, hasta una estrategia para crear un “11-S biológico” que justifique nuevas invasiones y “guerras antiterroristas” , un plan capitalista “malthusiano” para reducir la población pobre “sobrante”, o una maniobra comercial de los grandes laboratorios para generar demanda masiva de medicamentos y vacunas preventivas.

 

¿Que hay de verdad o de mentira en estas versiones?

 

En principio, y sobre la base de nuestras propias investigaciones, podemos concluir que todas las versiones (incluso las que el sistema llama “conspirativas” para descalificarlas) tienen una parte de verdad sobre el origen y el desarrollo de este fenómeno que ha copado las pantallas y los titulares de las grandes cadenas mediáticas internacionales. De acuerdo con nuestra propia investigación, el actual proceso “pandémico” (en gestación) con la gripe porcina tiene vinculación con otros procesos donde los virus “recombinados” genéticamente en laboratorios fueron programados con la finalidad de lanzarlos eventualmente contra poblaciones humanas para generar terror, confusión e incertidumbre. 

Si bien hay hipótesis válidas que sostienen que la aparición de los virus patógenos (que ya han causado millones de muertos en el siglo pasado y en el presente) como la fiebre española en 1918, la gripe Aviar o la gripe porcina, responden a causas emergentes de “contaminación industrial”, también existe una fundada cantidad de investigaciones y de denuncias científicas que prueban que los virus son originalmente programados mediante manipulación genética en laboratorios militares. 

Hay un cúmulo de trabajos investigativos (esparcidos en la red y silenciados por la prensa del sistema) que demuestran que los virus inicialmente son utilizados para operaciones de exterminio en masa con la finalidad de control y de manipulación social de las poblaciones.

 

¿Pero con qué finalidad se realizan esas operaciones?

 

En primer lugar hay que precisar que las pandemias inducidas por manipulación genética responden a operaciones de control político y social ejecutadas por medio de agentes químicos o biológicos. Como génesis funcional, el sistema capitalista imperial necesita dominar y controlar países y sociedades (por vía militar, política y social) para poder seguir generando rentabilidad y concentración de riqueza en pocas manos. 

La guerra biológica o la guerra química, son parte indivisible de la guerra militar para controlar países y poblaciones. Todas a su vez, se sintetizan en la guerra psicológica para controlar y dominar la mente humana con fines del control político y social sin el uso de las armas (Guerra de Cuarta Generación). 

La guerra biológica por medio de agentes genéticos orientados al exterminio masivo de poblaciones es un soporte activo de la guerra militar y de la guerra psicológica. Cuando está al servicio de la guerra psicológica, la guerra biológica se convierte en bioterrorismo, y cuando sirve a la guerra militar se convierte en operación de exterminio con uso de agentes biológicos. 

Esta tesis es la que sostiene la teoría de que la creación y diseminación de los virus patógenos en poblaciones humanas respondieron inicialmente a objetivos militares. O sea que, y bajo el argumento de “defensa de la seguridad nacional”, la manipulación genética y los programas de “recombinación” de virus fueron (y son realizadas) en laboratorios militares. 

Las “guerras silenciosas” de exterminio poblacional por medio de agentes biológicos o químicos se originan dentro de los planes y estrategias del Pentágono para preservar la seguridad de EEUU, la potencia regente y dominante del sistema capitalista a escala global. 

Y como vivimos dentro de un sistema capitalista centralizado por potencias hegemónicas (EEUU y las naciones centrales de Europa), los programas de exterminio en masa con epidemias salen originalmente de los laboratorios militares del Pentágono y de los sectores de biodefensa europeos, principalmente Gran Bretaña. 

Bajo el argumento de “prevenir ataques enemigos” con armas químicas o biológicas, el Pentágono ha diseñado -desde el siglo pasado hasta aquí- diferentes programas de investigación y experimentación con virus inyectados primero en organismos animales, y luego lanzados contra organismos humanos. 

Los experimentos del Pentágono y de los NIH-National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud, de EEUU) con restos congelados del virus de la gripe española de 1918 vienen siendo denunciados en diversos informes científicos. 

Rima E. Laibow, doctor en medicina, jefe de la Natural Solutions Foundation, un observatorio ciudadano que vigila la industria farmacéutica, afirma: “Nuestra mejor estimación de inteligencia es que la Gripe Aviar pandémica ya ha sido creada mediante ingeniería genética en los Estados Unidos, fusionando el genoma mortal de la Pandemia de 1918, mal llamada ‘gripe española’, con el ADN del virus inofensivo H5N1 en un medio de crecimiento de células del riñón humanas, según los Institutos Nacionales de la Salud y el fabricante de la vacuna. Algunos virólogos creen que esto aseguraría que el virus mutante artificial reconoce las células humanas y sabe invadirlas”. 

“El genoma de la pandemia de 1918, la llamada “gripe española”, fue resucitado recientemente a propósito por el gobierno de los Estados Unidos a partir de un cadáver congelado que murió de la gripe en 1918 en Alaska. A causa de aquella resurrección, tanto la Gripe Aviar como su “vacuna” son ahora una amenaza significativa contra la salud pública”, señala en un artículo el prestigioso analista F. William Engdahl. 

“El mismo Don Rumsfeld (ex secretario de Defensa de George W Bush) llegó a presidente y accionista principal la empresa farmacéutica de California Gilead Sciences Inc., que desarrolló y patentó el Tamiflu en 1996, primero como una medicina para el SIDA, más tarde como una vacuna para la Gripe Aviar H5N1″, afirma 

Pero si bien las pandemias tienen su origen en la manipulación genética militar orientada a construir armas biológicas para ser utilizadas con fines bélicos o de control social, fueron utilizadas luego para generar demandas masivas a la industria de la salud controlada por los grandes laboratorios de Europa y EEUU. 

Aunque parezca macabro, todo lo que genera y organiza el sistema capitalista a escala global (a nivel militar, científico, político o social) se orienta generar condiciones de dominio y de control para extraer rentabilidad comercial.

 

El negocio capitalista con las pandemias

 

En este escenario dialéctico, se utilizan indistintamente desde conquistas militares, sometimiento de gobiernos civiles hasta pandemias, para el apoderamiento de mercados y comercialización de productos. 

Y hay una prueba irrefutable: El costo y el impacto económico de la gripe porcina extendida como pandemia podría derivar en un descomunal macro negocio capitalista financiero con el salvataje de los países afectados que ya se vislumbra con el caso de México. 

Todo lo que se destruye hay que “reconstruir” , y todo lo que enferma hay que “curar”, es la máxima que sigue siempre el sistema capitalista para arrancar rentabilidad tanto de las crisis económicas, como de las catástrofes, las epidemias y las guerras. “Si no hay guerra hay que inventarla para hacer negocios”, es la máxima histórica de Rothschild, líder emblemático del sionismo financiero. 

Ese axioma se extiende, por añadidura, a las pandemias donde -detrás del rostro humanitario de la “ayuda”- se monta un implacable negocio que sirve para reactivar ciclos parciales de la economía y la rentabilidad capitalista. Las catástrofes y las pandemias -vale aclararlo- no solamente tienen un efecto en la salud, sino que además impactan en la economía por medio de los recursos financieros que se utilizan para erradicarla o del impacto que producen en todo el sistema económico. 

Una crisis pandémica, una crisis económica o una guerra movilizan multimillonarios recursos financieros para enfrentarla. La producción de vacunas y medicamentos para emergencias pandémicas es una empresa capitalista global en la que participan los gobiernos y las corporaciones privadas, en operaciones coordinadas por la OMS. 

La directora de investigación para vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie Paule Kieny, informó el viernes que en unas pocas semanas la industria farmacéutica dejará de producir vacunas contra la gripe estacional y se abocará a la producción de vacunas del nuevo virus A H1N1. 

Además, desde la alarma creada hace unos años por una posible pandemia de gripe aviar, se establecieron planes de contingencia a nivel mundial y se construyeron instalaciones para la producción masiva de medicamentos. Warren Buffet, el segundo hombre más rico del mundo, informó el lunes 4 de mayo, que su conglomerado financiero, Berkshire, que genera casi la mitad de sus negocios en el área de seguros, consideraría ofrecer pólizas de seguro contra una potencial pandemia de gripe si se le paga lo suficiente. 

“Podrían conseguir que redactemos una póliza sobre la potencial pandemia actual”, dijo Buffett, aunque “puede que no les guste” la tarifa de Berkshire. “Se necesita a alguien con un verdadero sentido de las probabilidades” para redactar pólizas de esa naturaleza, declaró el emblemático gurú del lobby sionista neoyorquino. 

“La pandemia de la gripe porcina constituye una mina de oro corporativa para el grupo de empresas de biotecnología. La UE ya ha dado luz verde para trabajar con la gran empresa farmacéutica para desarrollar una vacuna contra la gripe porcina”, señala por su parte en un artículo publicado en Rebelión el profesor Michel Chossudovsky. 

“Dado que la propagación de la gripe porcina parece ser mayor que la del SARS, las consecuencias económicas también lo serán. Las acciones de aerolíneas, hoteles y touroperadores han perdido más que lo que han ganado las de los fabricantes de medicamentos antivirales como Roche y GlaxoSmithKline”, señala en su edición de este lunes el Financial Times, emblemático vocero periodístico del sionismo financiero europeo. 

El informativo Pacífica -elaborado por el colectivo periodístico con base en California Pueblos Sin Fronteras,- entrevistó a distintos expertos en Estados Unidos y México, quienes alertan sobre la elaboración de armas químicas en los laboratorios del Pentágono y los millonarios beneficios para las transnacionales farmacéuticas. 

En este caso, para los laboratorios Gilead Sciences Inc. dirigidos por Donald Rumsfeld, que tienen los derechos sobre el fármaco “Tamiflu”, que se está vendiendo como remedio para la gripe y que ya hizo una recaudación multimillonaria con la gripe aviar. 

Según un artículo firmado por la investigadora Silvia Ribeiro en La Jornada de México, “Con la epidemia, son también las trasnacionales las que más lucran: las empresas biotecnológicas y farmacéuticas que monopolizan las vacunas y los antivirales. 

La pandemia con la gripe porcina (el producto) genera demanda masiva de medicamentos y vacunas preventivas, y genera simultáneamente una demanda masiva de recursos infraestructurales, tecnológicos y financieros para asistir las poblaciones afectadas escala global (la comercialización). 

Esos recursos (dinero, financiación, medicamentos, alimentos, reconstrucción de infraestructura, etc.) son provistos y financiados con fondos públicos y garantía de los gobiernos, pero quienes hacen el negocio son las grandes corporaciones bancarias, alimentarias, tecnológicas y los laboratorios que intervienen en las operaciones. 

Las mismas corporaciones y bancos trasnacionales de los llamados “complejos militares industriales” que lucran con las guerras y las “reconstrucciones” también reciclan rentabilidad comercial con las catástrofes y las pandemias donde -en su carácter de “contratistas” con el Estado- se convierten en proveedores de los recursos de la ayuda. 

Esta es la mejor prueba de que las epidemias con virus mutantes (originalmente programadas con fines militares), derivan primero en un negocio de los laboratorios (que venden las vacuna preventivas y los medicamentos terapéuticos) , y luego se convierten en un macro negocio capitalista en gran escala.

 

Los procesos encadenados con la gripe porcina

 

De acuerdo con nuestras investigaciones y análisis comparativos de distintos informes y trabajos científicos que abordan el tema, el virus de la gripe porcina (así como otras pandemias) fue diseñado, experimentado y difundido, siguiendo los siguientes patrones en orden secuencial: 

1) Fabricación del virus patógeno (mediante experimentos militares secretos realizados bajo el argumento de la “seguridad nacional”) – Pentágono y complejos de la Defensa nacional de USA y Europa. 

 

2) Fabricación de la pandemia (inoculación del virus en poblaciones mediante operaciones secretas) – CIA y estructuras de inteligencia estadounidenses y europeas.

 

2) Fabricación (en curso) de la vacuna preventiva (con utilización de información secreta militar filtrada) – Grandes laboratorios con lobbies de influencia en la Casa Blanca y el Pentágono.

 

3) Fabricación del “terror” para generar demanda comercial de la vacuna (mediante campañas psicológicas mediáticas) -Grandes cadenas mediáticas de Europa y EEUU.

 

5) Fabricación del proceso de comercialización (Mediante el Estado y las empresas privadas) – Estados / empresas privadas / OMS.

 

Los actores económicos

 

En el proceso de aprovechamiento (económico-financiero) de las pandemias intervienen cuatro actores principales: 

Los Estados (que emprenden planes de emergencia sanitaria para erradicar la pandemia), los grandes laboratorios que hegemonizan el negocio de la salud, las grandes corporaciones empresariales que intervienen en la provisión de recursos infraestructurales, y las organizaciones mundiales de la salud encabezadas por la OMS. 

Generada la pandemia (y como está sucediendo) los Estados traccionan fondos públicos orientados a los planes de contingencia sanitarios. Ante la demanda masiva, los grandes laboratorios comienzan la experimentación, fabricación y ventas en gran escala de vacunas preventivas y de todo el espectro de medicamentos asociados con las campañas sanitarias. 

Las grandes corporaciones empresariales reciben a su vez demandas masivas de servicios, productos o tecnología, destinados a los planes de infraestructura de emergencia sanitaria a escala global. 

Las organizaciones mundiales de la salud (con la OMS a la cabeza) inician, por su parte, un proceso de demanda de vacunas y medicamentos, así como de infraestructura, destinado a la implementación de planes de emergencia sanitaria en los países más pobres del planeta. 

Si bien todavía no tiene números, este proceso de comercialización con la pandemia de gripe porcina (o de otras que pudieran surgir por mutación de virus) moviliza un multimillonario negocio capitalista “diversificado” a escala global alimentado con fondos públicos extraídos de los impuestos aportados por toda la sociedad.

 

Resumiendo el proceso:

 

Los virus patógenos se recombinan y experimentan en biolaboratorios militares, y luego (mediante sus lobbies en la Casa Blanca y el Pentágono) los grandes laboratorios acceden a las fórmulas y fabrican vacunas preventivas y medicamentos. 

Luego, con la aparición de la pandemia detonada por la inseminación del virus en poblaciones civiles, y con una campaña simultánea de “terror mediático” (con pánico e incertidumbre social) ejecutado por las grandes cadenas mediáticas, se genera una demanda comercial masiva que activa a su vez un macro negocio capitalista a escala global. 

Ese es el objetivo (emergente) central de los exterminios masivos programados con los virus patógenos, incluida la gripe porcina.

 

Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica.

 

 

 







Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 218 seguidores